Lima. Los ingresos tributarios de Perú cayeron un 1,3% en 2017 en términos reales, la tercera baja anual consecutiva, ante la desaceleración de la economía por efecto del fenómeno de El Niño Costero y la corrupción vinculada a firmas brasileñas.

La Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (SUNAT) dijo este lunes que la recaudación de impuestos cayó a 90.706 millones de soles (unos US$28.012 millones), lo que equivale al 12,9% del Producto Interno Bruto.

Los ingresos tributarios de Perú tocaron un récord en 2014 cuando totalizaron 95.395 millones de soles (US$29.616 millones), el 16,5% del PIB. Pero en 2015 y 2016 cayeron un 8,6% y un 4,4% respectivamente, por una menor inversión y por el descenso de los precios de los metales que Perú exporta.

"Si bien se obtuvo una contracción de la recaudación, la menor magnitud de ésta, en relación a los años 2015 y 2016, indicaría que existe una tendencia hacia la recuperación de este indicador", afirmó la Sunat en un comunicado.

Lo recibido por el Impuesto a la Renta cayó un 4,0% interanual a US$11.411 millones, en medio de una caída de las inversiones, principalmente del sector minero.

En el desglose de las cifras, la recaudación del Impuesto General a las Ventas (IGV) creció el año pasado un 0,9% interanual a 54.643 millones de soles (US$16.964 millones), agregó la Sunat.

En tanto, lo recibido por el Impuesto a la Renta cayó un 4,0% interanual a 36.755 millones de soles (US$11.411 millones), en medio de una caída de las inversiones, principalmente del clave sector minero.

El sector minero de Perú, un importante productor de metales, es vital para su economía dado que representa el 60 por ciento de los ingresos por exportaciones.

Las devoluciones aumentaron el año pasado un 2,3%, a 17.209 millones de soles (US$5.342 millones).