Brasilia. La recaudación tributaria de Brasil subió 9% interanual en octubre, con lo que alcanzó un nuevo récord para el mes debido a un alza en los ingresos por aranceles aduaneros, dijo el viernes la autoridad de impuestos.

Los ingresos tributarios del gobierno federal subieron a 88.740 millones de reales (US$50.000 millones) en octubre, un 9% más que en el mismo mes de 2010, según cifras ajustadas por inflación.

Los ingresos por el impuesto a las importaciones subieron más de 18% interanual en octubre, mientras que los tributos sobre los productos industriales saltaron 17,6%, afirmó la autoridad.

En septiembre, el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff elevó los impuestos a los autos importados en un intento por proteger a la industria local, que ha lidiado con una ola de importaciones baratas.

Posteriormente, una corte retrasó ese incremento tributario hasta diciembre. Los fabricantes han advertido que los aumentos en tributos podrían desalentar las inversiones en el país.

La directora suplente de la autoridad impositiva, Zayda Manatta, dijo que el gobierno mantiene su estimación para el crecimiento de la recaudación impositiva del 2011 en entre 11% y 11,5%, pese a una desaceleración de la actividad doméstica.

La economía de Brasil se ha desacelerado con fuerza, con cifras de actividad del Banco Central que hablan de una posible contracción en el tercer trimestre.

La recaudación impositiva ha aumentado rápidamente este año. En los primeros diez meses del año, el gobierno había recolectado 809.400 millones de reales en impuestos, 12,23% más que el año pasado, según cifras ajustadas por inflación.

Se estima que una mayor recaudación impositiva ayude al gobierno a alcanzar sus metas fiscales para este año y que incluso lleven a Rousseff a aumentar la meta de superávit presupuestario primario del sector público en 10.000 millones de reales (US$5.600 millones) este año, en un intento por controlar la inflación y recortar la tasa de interés.

El superávit primario es vigilado de cerca por los inversores dado que mide la capacidad del país de pagar su deuda. La cifra representa los ingresos antes del pago de intereses.

El país no llegó a su meta presupuestaria primaria en 2010, con un superávit consolidado primario de 2,78% del Producto Interno Bruto en los doce meses hasta diciembre, mucho más abajo que la meta de 3,1% del PIB para el año.

En septiembre, la recaudación impositiva sumó 75.000 millones de reales.La recaudación tributaria de Brasil subió 9% interanual en octubre, con lo que alcanzó un nuevo récord para el mes debido a un alza en los ingresos por aranceles aduaneros, dijo este viernes la autoridad de impuestos.

Los ingresos tributarios del gobierno federal subieron a 88.740 millones de reales (US$50.000 millones) en octubre, 9% más que en el mismo mes del 2010, según cifras ajustadas por inflación.

Los ingresos por el impuesto a las importaciones subieron más de 18% interanual en octubre, mientras que los tributos sobre los productos industriales saltaron 17,6%, afirmó la autoridad.

En septiembre, el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff elevó los impuestos a los autos importados en un intento por proteger a la industria local, que ha lidiado con una ola de importaciones baratas.

Posteriormente, una corte retrasó ese incremento tributario hasta diciembre. Los fabricantes han advertido que los aumentos en tributos podrían desalentar las inversiones en el país.

La directora suplente de la autoridad impositiva, Zayda Manatta, dijo que el gobierno mantiene su estimación para el crecimiento de la recaudación impositiva del 2011 en entre 11% y 11,5%, pese a una desaceleración de la actividad doméstica.

La economía de Brasil se ha desacelerado con fuerza, con cifras de actividad del Banco Central que hablan de una posible contracción en el tercer trimestre.

La recaudación impositiva ha aumentado rápidamente este año. En los primeros diez meses del año, el gobierno había recolectado 809.400 millones de reales en impuestos, 12,23% más que el año pasado, según cifras ajustadas por inflación.

Se estima que una mayor recaudación impositiva ayude al gobierno a alcanzar sus metas fiscales para este año y que incluso lleven a Rousseff a aumentar la meta de superávit presupuestario primario del sector público en 10.000 millones de reales (US$5.600 millones) este año, en un intento por controlar la inflación y recortar la tasa de interés.

El superávit primario es vigilado de cerca por los inversores dado que mide la capacidad del país de pagar su deuda. La cifra representa los ingresos antes del pago de intereses.

El país no llegó a su meta presupuestaria primaria en 2010, con un superávit consolidado primario de 2,78% del Producto Interno Bruto en los doce meses hasta diciembre, mucho más abajo que la meta de 3,1% del PIB para el año.

En septiembre, la recaudación impositiva sumó 75.000 millones de reales.