Honduras. El paquete de medidas fiscales que aprobó la administración de Porfirio Lobo Sosa ha comenzado a revertir el comportamiento negativo que venían reportando los ingresos tributarios.

Cifras oficiales revelan que la recaudación de impuestos alcanzó 26.001.8 millones de lempiras (US$1.349 millones) en el periodo enero-agosto de 2010, ligeramente superior a los 25,562.6 millones de lempiras (US$1.323 millones) a igual periodo del año pasado. El aumento nominal es de 439.2 millones de lempiras (US$22 millones) y 1.7 puntos en términos porcentuales.

Sin embargo, el secretario de Finanzas, William Chong Wong, ha manifestado que las recaudaciones no han sido suficientes para cubrir el gasto corriente, situación que se ha visto reflejada en los atrasos en el pago de la planilla de los empleados públicos correspondiente al mes de septiembre, la que debe estar cancelada el día 20 de cada mes.

Durante el periodo enero-agosto 2008-2009 se reportó una caída en las recaudación de 2,191.5 millones de lempiras (US$113 millones) al bajar de 27,754.1 a 25,562.6 millones, lo que se explicó por la desaceleración de la economía mundial y por la situación política del 28 de junio de 2009.

El paquetazo. La Ley de Fortalecimiento de los Ingresos, Equidad Social y Racionalización del Gasto Público (Decreto 17-2010) fue aprobada el 28 de marzo del presente año, siendo publicada el 22 de abril de 2010 en La Gaceta 32,193, entrando en vigencia 20 días después, o sea el 12 de mayo anterior y su objetivo principal es impulsar la recolección de impuestos.

Técnicos de la Unidad de Planeamiento, Evaluación y Gestión (UPEG) de la Secretaría de Finanzas proyectaron que el paquetazo fiscal generaría 4,082 millones de lempiras (US$211 millones) de nuevos ingresos por concepto de impuestos en el presente año, cantidad que está siendo revisada porque la economía nacional no ha crecido en lo que se esperaba.

Lo anterior se contrasta al compararse ese resultado con la meta programada en el periodo enero-agosto de 2010, que era de 27,431.6 millones (US$1.423 millones), registrando una caída de 1,429.8 millones (US$72 millones) y con un porcentaje de ejecución de 94.8%.

José Oswaldo Guillén, ministro director de Ingresos, dijo este miércoles que el incumplimiento de la meta programada es el reflejo del lento crecimiento que ha observado la economía hondureña en el transcurso del año, especialmente los sectores de consumo y servicios, que son los que mayores ingresos generan al fisco a través del Impuesto Sobre Ventas (12% y 15%) y del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Agregó que los efectos de la crisis interna y de la desaceleración económica mundial han impactado en la meta de ingresos, principalmente en el ISR que se aplica a las personas jurídicas -empresas-, ya que las utilidades declaradas en este año son las registradas en 2009.

Control del gasto

El gobierno de Lobo Sosa se comprometió a contener en 3,340.5 millones de lempiras (US$173 millones) el gasto público a partir de mediados de mayo anterior, sin embargo, la misión técnica del Fondo Monetario Internacional, la que estuvo en el país del 7 al 10 de septiembre anterior, recomendó que en materia de finanzas públicas, el programa apunta a reducir los desequilibrios fiscales mejorando así la composición del gasto público, para dar espacio a inversión prioritaria y el gasto para reducción de la pobreza.

"Para alcanzar estos objetivos, las autoridades están comprometidas a mejorar la administración y recaudación tributaria; controlar el gasto corriente, incluyendo la masa salarial; focalizar el gasto social hacia los más pobres y mejorar la posición financiera de las principales empresas públicas y fondos de pensiones".

Una de las conclusiones del FMI es que para alcanzar una disciplina fiscal no solo es necesario mejorar la recaudación de impuestos sino que aplicar un efectivo control del gasto para que los ingresos tributarios alcancen a cubrir los compromisos.