La recaudación tributaria alcanzó durante el año pasado el record de $858.832,4 millones (más de US$131 millones), debido a los mayores ingresos percibidos por los aportes a la Seguridad Social, IVA, ganancias e importaciones.

El anuncio de las cifras de la recaudación lo formularon el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, y el director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray.

“Alcanzamos las metas de recaudación a partir de ese círculo virtuoso que le permite al país crecer y desendeudarse”, destacó Pezoa .

La cifra del año 2013 se logró luego de que diciembre cerrara con un ingreso superior en más del 20% con repecto al mismo mes del 2012.

Para el año próximo está previsto que la recaudación tributaria alcance al billón de pesos argentinos, y para esto el gobierno tiene en estudio una serie de cambios como la actualización del pago de Bienes Personales no por el valor fiscal, sino por el precio de mercado, adelantó Echegaray.

Más allá de las proyecciones es que uno de los mayores incrementos en la recaudación durante el 2013 se anotó en los Ingresos derivados al trabajo, por los que los Aportes Personales aumentaron 31,7% y las Contribuciones Patronales 32,2%.

Echegaray destacó que estos aumentos estuvieron relacionados al aumento de salarios y la cantidad de personal bajo empleo formal que “se mantuvo en torno a 9,4 millones”.

También aumentó por encima del promedio la percepción del IVA, con el 30,7% “como producto de una economía en crecimiento con inclusión social”, aseveró Pezoa.

Por contrapartida, los ingresos por el cobro de derechos de exportación bajaron 9,5% interanual, merced a las menores ventas de trigo, cebada, maíz y combustibles.

Otro impuesto cuya percepción superó la media fue Ganancias, con un alza del 32,6% respecto al 2012, “a pesar de que hubo tres deducciones” durante al año.

Echegaray destacó que el crecimiento de Ganancias estuvo relacionado con el crecimiento económico “y el mayor nivel de fiscalización sobre los grandes contribuyentes”.

En tanto, el aumento en la percepción del impuesto a las transacciones bancarias del 28,6% estuvo relacionada, según el funcionario, “a una mayor formalización de la economía”.