Los hogares receptores de remesas en México registraron el aumento más significativo en su poder de compra, entre los demás hogares de América Latina, “considerando la fuerte depreciación cambiaria que registró el peso con relación al dólar”, destacaron analistas del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA).

Sólo en el 2016, la entrada total de remesas captadas en México sumó US$26.970 millones, un flujo que significó un aumento de 8,8% anual en dólares y que en pesos constantes, representa un incremento de 24,6%; es decir, ajustado por inflación.

Según el informe, los migrantes que más salario mensual medio generan son los provenientes de Guatemala, estimado en US$3,388 al mes, que les permite enviar giros de US$406 a sus hogares en su país.

En contraste, en el informe Nuevo Récord en las remesas hacia América Latina y el Caribe en 2016, los expertos del FOMIN y el CEMLA muestran que las remesas recibidas por todos los hogares de América Latina en el 2016 sumaron 70,369 millones de dólares, un aumento anual de 7,2%. Pero, al pasarle el filtro cambiario, se observa que el poder de compra de las remesas recibidas por los latinoamericanos, en general, registraron un aumento de 18,2% en moneda local o de 14.1%, ajustándolo por inflación.

El incremento en el poder de compra de las familias receptoras de México, casi duplica el percibido por los hogares de la región.

De acuerdo con el documento, las remesas captadas en México representan 38.3% del total del flujo recibido el año pasado.

Endurecimiento aumentará remesas en la región. Para este año, los organismos estiman que los ingresos por remesas en la región representarán un nuevo pico histórico que podría ubicarse entre US$73.600 millones y US$74.300 millones.

Consideran que el flujo para México se va a desacelerar, desde 8,8% que creció el año pasado a una tasa anual, en dólares, que se ubicará entre 5 y 6%.

En el informe, admiten que “no es posible cuantificar el efecto que tendrán los cambios de las políticas migratorias anunciados por la nueva administración de Estados Unidos sobre el flujo de remesas originadas en aquel país”. Sin embargo, prevén que el endurecimiento de las políticas migratorias “podría tener el efecto inicial de aumentar las remesas originadas en ese país. Pero posteriormente podrían tener el efecto contrario al disminuir el tamaño de la población migrante”.

Diferentes ingresos. El informe, que se realiza anualmente y una parte del mismo es desarrollado a partir de una encuesta en Estados Unidos, evidencia que el ingreso mensual medio de los remitentes de mexicanos es de US$2.620. Lo que permite enviar un promedio de US$336 mensuales a sus hogares en México.

Sin embargo, y a pesar de que EU se mantiene como el principal receptor de la migración de mexicanos, son los que menos ingreso mensual perciben.

Según el informe, los migrantes que más salario mensual medio generan son los provenientes de Guatemala, estimado en US$3,388 al mes, que les permite enviar giros de US$406 a sus hogares en su país.

Le sigue Honduras, cuyos migrantes trabajadores registran una entrada mensual promedio de US$3,047 al mes que les permite enviar a sus países un giro medio de US$385 también mensuales.

En el documento no precisan en qué radica esta diferencia en los ingresos de los trabajadores latinoamericanos; sin embargo, un reporte reciente del Fondo Monetario Internacional sobre remesas explica que los emigrantes de Centroamérica y el Caribe suelen salir hacia aquel país mejor preparados, con niveles de educación profesional terminada.