Operadores bursátiles de ese país y también del extranjero coincidieron en recomendar la compra de títulos de la deuda soberana argentina como una inversión segura, debido a la solidez de la economía nacional y la buena perspectiva fiscal del país.

“Los bonos son los instrumentos más atractivos que tenemos hoy en la plaza” afirmó Sabrina Corujo, analista de Portfolio Personal al matutino porteño BAE.

Corujo destacó que “el gobierno aseguró que los van a pagar y las tasas que están rindiendo son mejores que las de los títulos públicos del resto de la región”.

Además subrayó que “los fundamentos de la economía argentina siguen siendo sólidos y los máximos que alcanzó la soja días atrás actuaron como un disparador”, porque indicó que “es un buen dato para la economía local y además garantiza la entrada de dólares. Todo eso hace que los bonos tengan una base más firme”.

A la hora de las recomendaciones, desde la sociedad de Bolsa apuntan a los bonos en dólares con vencimiento a mediano plazo, como el Boden 2015 que acumuló una suba de 8,78% en el mes; el Bonar X que ganó 13,08% en lo que va de julio; y el Global 2017 que avanzó 6,85% en los últimos diez días.

Los títulos públicos locales también lograron ganarse un lugar entre las inversiones preferidas de los bancos de inversión internacionales en la región, y en su informe de renta fija latinoamericana, el Credit Suisse afirmó que mantiene su recomendación de compra sobre deuda de la Argentina, basado en valuaciones todavía atractivas, altos precios de la soja y buenos fundamentos técnicos.

“Esperamos que la Argentina continúe teniendo un desempeño favorable a medida que se estabilicen los datos económicos globales en los próximos meses”, indicó el estudio realizado por los analistas de la entidad con sede en Zurich.

Según Credit Suisse, pese a la suba que registró en las últimas semanas, el Boden 2015 todavía presenta potencial y su “valuación aún soporta una recomendación de compra”.

Por su parte, Jackie Maure, analista de Cohen Sociedad de Bolsa, destacó que “la suba de la soja beneficia a la Argentina porque mejora la posibilidad de crecimiento del país al asegurar un flujo de dinero que sirve de soporte a la economía, y claramente le da a los bonos un motivo para ajustar para arriba su precio”.