De no revertirse los recortes al gasto en Estados Unidos por US$85.000 millones, que entraron en vigor el primero de marzo, el llamado sequester, tendría un impacto en México, ya que el Producto Interno Bruto (PIB) en lugar de crecer 3,3% este año, lo haría en 2,9%, afirmó a Excélsior, Antonio Castro.

El director de Capem-Oxford Economic Forecasting, explicó que el primer cálculo macroeconómico del impacto de los recortes, arroja que las remesas al país caerían este año a US$19.899 millones, luego de que en 2012 sumaron US$22.446 millones.

“También habría un impacto en el empleo, ya se generarían 560 mil fuentes de trabajo en lugar de 680 mil”, enfatizó.

En tanto, la actividad industrial de México crecería sólo 3,3%, en lugar de 4,8%.

Desacuerdos. Explicó que no se alcanzó un acuerdo para evitar los recortes al gasto en la Cámara de Representantes estadunidense a partir del primero de marzo por 85 mil millones de dólares en el año fiscal 2013.

Antonio Castro Quiroz agregó que los recortes afectarán a los gastos de defensa y los gastos de los sectores de salud, educación y seguridad en EU.

Precisó que el impacto de la reducción de gasto en la economía de Estados Unidos, si el recorte del gasto público se mantiene en lo que resta del año fiscal, se calcula en una baja del crecimiento de 0.7 puntos porcentuales.

“Es decir, si nuestro pronóstico básico de crecimiento para EU es de 2,3% anual, con los ajustes al gasto, el PIB sólo crecería 1,6% a tasa anual.

“De facto, los ajustes fiscales incidieron en el crecimiento de la economía estadunidense, que de registrar 3,1% en el tercer trimestre de 2012, se redujo a sólo 0,1% en el último trimestre de 2012”, detalló.

Cuestionó que el impacto del sequester en la economía de México, de no tomarse medidas fiscales y monetarias adecuadas, sería a través del comercio exterior.

Añadió que se calcula que la inflación en México se ubicará en 3.55 puntos porcentuales al cierre del año, mientras que el tipo de cambio promediará 12.89 pesos por dólar en el año.