Sao Paulo. Es probable que la recuperación de la economía de Brasil y bajas tasas de interés cambien el tipo de fusiones y adquisiciones en 2018, desde las ventas de activos impulsadas por los escándalos de corrupción del año pasado a apuestas de inversionistas a una expansión generalizada de la actividad, dijeron banqueros y abogados.

Conglomerados bajo presión por investigaciones de corrupción y una deuda excesiva se vieron obligados a vender activos importantes el año pasado, elevando el valor total de las fusiones y adquisiciones en Brasil a US$61.770 millones, un 33% más que en 2016.

Las transacciones más grandes impulsaron el alza porque la cantidad de negocios cayó a 544 desde 615 del año anterior.

Los banqueros esperan un volumen similar de negocios en Brasil este año, pero impulsados por otros motivos, ya que la economía más grande de Latinoamérica está a punto de alcanzar su mayor expansión en al menos cinco años.

"Todavía veremos muchos negocios en infraestructura y energía, pero la recuperación también puede estimular las adquisiciones en los sectores minorista y de consumo". Roderick Greenlees.

"Todavía veremos muchos negocios en infraestructura y energía, pero la recuperación también puede estimular las adquisiciones en los sectores minorista y de consumo", dijo Roderick Greenlees, jefe de banca de inversión de Itaú BBA SA, que encabezó el ranking de Thomson Reuters el año pasado por número de negocios.

Algunas de las primeras ofertas de 2018 han destacado un nuevo interés de los compradores. La china Didi Chuxing anunció la semana pasada que estaba tomando el control de la aplicación brasileña app 99 como parte de su expansión en Latinoamérica y Boeing Co está en conversaciones con Embraer SA con la vista puesta en sus nuevos aviones regionales.

Por el contrario, varias de las mayores operaciones del año pasado involucraron a compañías vendidas por el conglomerado J&F Investimentos SA, que acordó pagar una enorme multa por su papel en tramas de soborno político. Sus dueños, los hermanos Joesley y Wesley Batista, ahora están en la cárcel.

Aunque los negocios relacionados con las investigaciones están menguando, algunos grandes grupos brasileños aún necesitan vender activos y pagar deudas, dijo Leandro Miranda, jefe de banca de inversión de Banco Bradesco BBI, el líder en negocios en Brasil el año pasado por montos.