Singapur. La actividad manufacturera en Asia continuó ralentizándose en junio, con la del gigante regional China contrayéndose por primera vez desde que comenzara su recuperación a primeros de 2009, lo que indica que el rebote de la región de mayor crecimiento del mundo está perdiendo fuelle.

Importantes datos manufactureros de China, Corea del Sur y Taiwán publicados este lunes dejaron en evidencia cómo los esfuerzos de China por impedir una burbuja de los precios inmobiliarios están afectando al resto de Asia, cuyo sector exportador se ha visto impulsado por la demanda china.

Pero estos datos tampoco alertaron a los economistas, ya que la mayor parte de ellos esperaban esta suavización del crecimiento. Además, la relativamente suave ralentización significa que muchos bancos centrales -preocupados por el posible riesgo de una aceleración de la inflación- probablemente continuarán retirando las medidas extraordinarias de relajación monetaria puestas en marcha durante la crisis financiera, aunque algunos podrían ser cautos en el próximo endurecimiento.

"Esto apunta a una ralentización del ritmo de crecimiento económico en el nordeste asiático. En el caso de China y Taiwán, el crecimiento se ha ralentizado de forma destacada", dijo Dariusz Kowalczyk, estratega de Credit Agricole. "Diría que las apuestas son por un mayor deterioro" de los índices de gestores de compra, o PMI, de la región. "Todo apunta a una ralentización de la recuperación".

El PMI de China elaborado por HSBC se redujo en julio a 49,4 desde 50,4 en junio, lo que supone el cuarto mes consecutivo de ralentización y la primera vez que se sitúa por debajo del nivel clave de 50 -que marca el territorio de crecimiento- desde marzo de 2009, dijo HSBC este lunes.

Algunos economistas dijeron que factores estacionales podrían haber exacerbado la caída.

Por su parte, el PMI oficial de China, publicado el domingo, hablaba de una ralentización más moderada, hasta 51,2 en julio desde 52,1 en junio.

"No hay que preocuparse, ya que se trata de una ralentización, no de una caída" de la actividad, dijo Hongbin Qu, economista jefe de HSBC para China.

Los socios comerciales de China se vieron afectados por el dato chino. El rebote económico de China en 2009, impulsado por un enorme estímulo monetario y fiscal, ayudó también a las economías de la región a recuperarse.

HSBC dijo que el PMI de Taiwán se redujo a 50,5 en julio desde 53,8 en junio, por decimosexto mes consecutivo en territorio expansivo, aunque en su nivel más bajo desde marzo de 2009.

El PMI de Corea del Sur, por su parte, se mostró algo más resistente, al caer sólo ligeramente a 53,2 desde 53,3.

Otras economías de la región de Asia-Pacífico también mostraron fortaleza. El sector manufacturero de Australia creció a un ritmo mayor en julio y registró su séptimo mes consecutivo de expansión. El PMI de Australia subió en julio 1,5 puntos a 54,4.

El dato mostró que fortaleza económica australiana se está ampliando más allá del sector minero, incluso a pesar de que los empresarios se quejan de que la fortaleza del dólar australiano les está afectando.