Nueva York. Las redes informales en el trabajo están fomentando la inequidad y evitando que las mujeres avancen en sus carreras, de acuerdo a una nueva investigación.

La profesora Gail McGuire, de la Indiana University South Bend, halló que las mujeres no obtienen la misma asistencia que los hombres en las redes informales en el lugar de trabajo.

"Tenemos leyes que prohíben la discriminación y obligan a pagar lo mismo, pero eso sólo toca la superficie", dijo McGuire. "Tenemos que ver las estructuras profesionales informales, no las formales. Estas son las fuentes reales de desigualdad", agregó.

McGuire, jefa del departamento de sociología y antropología de la universidad, evaluó las redes informales en una de las organizaciones de servicios financieros más grandes del país, en un sondeo de nueve páginas entre 1.100 empleados.

Aunque las mujeres eran más que los hombres en la compañía, ellos ocupaban las posiciones más altas.

Y las personas que tenían los principales puestos, más allá de si eran hombres o mujeres, eran más propensas a ayudar a los hombres que a las mujeres a avanzar en sus carreras mediante redes informales.

McGuire dijo que el resultado era consistente con otra investigación que demostró que cuando las mujeres llegan a la cima, adoptan el marco de trabajo y las ideas dominantes de sus pares masculinos.

"Hasta cuando estaban conectadas a un nivel personal tan alto, las mujeres eran menos propensas a recibir ayuda para obtener ascensos (...) que un hombre en una posición similar", explicó en una entrevista la autora, que presentó sus conclusiones en la reunión de la Sociedad Sociológica de Estados Unidos.

Cuando controló factores como el nivel de experiencia de la persona y la cantidad de tiempo en la compañía, los resultados fueron los mismos.

"Todo se reduce a que son mujeres", sostuvo.

"Así es como se manifiesta el sexismo en esta década. No es a través de una negatividad abierta, sino que es mucho más sutil porque es parte de estas prácticas informales que no están al alcance de la ley, es muy, muy difícil de cambiar", afirmó.

McGuire dijo que las compañías y las organizaciones deben estar al tanto del impacto de las redes informales en el lugar de trabajo.

"La naturaleza de la desigualdad ha cambiado. Tenemos que empezar a comprender cómo funcionan estas redes y estructuras informales y tenemos que poner a los empleados al tanto de sus implicancias y consecuencias para las mujeres", concluyó.