Caracas. La Asamblea Nacional de Venezuela sancionó este jueves una reforma legal para tratar de controlar la cotización del dólar paralelo, lo que analistas dicen suprimiría el mercado alternativo de divisas y generaría uno ilegal donde se dispararía aún más el billete verde.

La reforma parcial a la Ley Contra los Ilícitos Cambiarios, que aún debe ser publicada en la Gaceta Oficial para entrar en vigencia, le da exclusividad al Banco Central para la compra-venta de divisas -en monedas o títulos valores- a fin de obtener la liquidación de saldos en divisas, para sí o para sus clientes, por su enajenación en fecha previa al vencimiento.

Esto saca virtualmente del juego a bancos e intermediarios bursátiles para hacer operaciones de permutas de valores, de donde se deriva el "dólar permuta" al que recurren miles de inversionistas para adquirir divisas legalmente al margen del control de cambios impuesto en el 2003.

"Eso es lo que busca esta reforma. Transparencia. ¡Transparencia revolucionaria! Que cada quien sepa a quién se le otorgan las divisas que son necesarias para el país (...) y de dónde provienen", dijo ante la plenaria el legislador oficialista Ricardo Sanguino, promotor de la reforma legal.

Pero fuentes del Gobierno han dicho a Reuters que se está buscando un mecanismo para atar la cotización del dólar no oficial a la de bonos de deuda, e instrumentar una suerte de mercado paralelo legal donde el precio se forme de acuerdo a la oferta y la demanda.

El mercado de permuta se paralizó esta semana al conocerse que el Legislativo modificaría la Ley para contener el dólar, que se ha revalorizado un 24% este año para llegar a máximos históricos de 8,2 bolívares, por encima de las tasas oficiales de 2,6 bolívares/dólar para importaciones esenciales y 4,3 bolívares/dólar para una amplia gama de sectores.

La continua devaluación del "bolívar fuerte" en el mercado no oficial ha inflamado los precios en Venezuela, país que exhibe la mayor inflación del continente en medio de una recesión económica que amenaza con prolongarse en el 2010.

Olla a presión. Analistas dijeron que si el Gobierno y el Banco Central no instrumentan rápidamente una válvula de escape a las presiones cambiarias y monetarias, el dólar no oficial podría trepar a 12 bolívares en un mercado negro que florecería inmediatamente tras la entrada en vigencia de la reforma legal.

"El problema que va a suceder más grave es que se va a crear un mercado negro de dólares que no va a poder ser controlado por esta regulación", dijo el diputado del partido opositor Podemos Juan José Molina durante el debate de la ley.

La virtual paralización del mercado alternativo significa menos dólares para importaciones y pagos de deuda privada externa, pues varios sectores se quejan de que el Gobierno no les aprueba los dólares regulares para honrar sus compromisos, por lo que tienen que buscarlos a través de permutas.

Algunos creen que el Banco Central tendrá que emitir más "bonos cambiarios", los cuales ha colocado este año por unos US$500 millones para tratar de calmar la ingente demanda, mientras busca una metodología que le permita fijar las cotizaciones paralelas.

Otros consultados opinaron que la modificación legal tardará un tiempo en salir en la Gaceta, dando tiempo al Banco Central a buscar salidas para el país, agobiado por una recesión económica y una de las mayores tasas de inflación del mundo.

El presidente Hugo Chávez dijo en la víspera que su Gobierno se apresta a asestar un feroz golpe a los especuladores cambiarios, una promesa que no ha podido cumplir desde que se vio forzado a devaluar en enero.

Pese a que el mercado permuta está casi inactivo, operadores dijeron este jueves que el valor referencial de dólar paralelo era de 7,9-8,05 bolívares.