Lima. Las regiones del interior del país están creciendo a un ritmo mayor al de Lima, lo que está favoreciendo la reducción de la desigualdad en el Perú, señaló el Instituto Peruano de Economía (IPE).

El director gerente del IPE, Miguel Palomino, indicó que en la mayor parte de las regiones se han registrado aumentos importantes en el empleo urbano y en las remuneraciones en los últimos años, aunque hay excepciones como Ucayali y Cajamarca en donde el empleo se redujo.

"En general, entre el 2001 y el 2013 el empleo y los ingresos han crecido más en las regiones que en Lima, pues hace doce años el interior del país empezó con niveles de ingresos muy inferiores que en Lima, además de las oportunidades de inversión que se han encontrado en particular en provincias", anotó.

De esta manera, de las 24 regiones que hay en el país, aproximadamente 21 son las que han crecido más que Lima por un período largo de tiempo.

"Así, las remuneraciones se han ido igualando y con ello se ha reducido la desigualdad en el país", anotó Palomino.

"Cusco, por ejemplo, creció muy fuertemente por Camisea, además de la presencia de expansiones de los proyectos mineros importantes, a lo que se suma el crecimiento del turismo y los resultados han sido muy buenos", sostuvo.

Entre las regiones que más crecieron en los últimos años destacan Cusco, Moquegua, Madre de Dios, Tumbes, Ayacucho, Huánuco, Apurímac, Puno, Piura, Ica, Arequipa, Amazonas, Loreto y Junín.

"Ello pese a que algunas regiones mostraron cierta desaceleración en los últimos meses", dijo en el marco de la presentación del Indicador Compuesto de Actividad Económica Regional (ICAE) en las instalaciones del Banco Central de Reserva (BCR).

De otro lado, Palomino apuntó que el paquete de medidas del Ejecutivo tiene principalmente impactos de mediano y largo plazo, pues corrige obstáculos a la actividad económica en general, lo que es bueno para todo el país, particularmente donde hay más espacio para las inversiones que han estado bloqueadas.

"Aunque puede impactar favorablemente y de manera inmediata las expectativas, si los empresarios y trabajadores sienten que estas medidas son un paso adelante y prevén que las cosas van a empezar a mejorar, entonces estas expectativas podrían favorecer a la economía en el corto plazo", añadió finalmente.