Las recientes intervenciones bancarias en Panamá, como los casos de Balboa Bank y Banco Universal, han obligado al regulador a hacer ajustes a la Ley Bancaria que incorporarían nuevos procesos y hasta la creación de un fondo de liquidez.

En una entrevista exclusiva con ANPanamá, Ricardo Fernández, superintendente de Bancos de Panamá, dijo que cuentan con una consultoría con recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI). De aprobarse, los cambios darían al regulador mayor poder de decisión y opciones más allá de una reorganización o liquidación cuando una entidad bancaria sea intervenida.

Los cambios se harían a la resolución bancaria, que es el conjunto de procedimientos y medidas que las autoridades adoptan para solucionar la situación de un banco inviable; es decir, que se llevan a cabo en la última etapa de la vida de un banco.

Fernández explicó que el objetivo es que cuando se tenga que intervenir, por las razones que fueran, los procedimientos sean más cortos y eficientes.

Uno de los casos más recientes es  el de Balboa Bank, que está en la etapa final de reorganización tras ser intervenido luego de aparecer en la lista Clinton, relacionado al caso Waked por supuesto lavado de dinero.

“El caso de Balboa Bank, que es un tema muy fresco, si nos hubieran dado herramientas complementarias e importantes, nos hubiesen permitido, posiblemente, un manejo más eficiente en el sentido de ser más corto el proceso” dijo Fernández. Con el modelo presentado en la consultoría, apuntó Fernández, existirán otras opciones.

Actualmente, al ser intervenido un banco, el marco legal le permite a la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) hacer un análisis y decidir entre dos opciones: una reorganización para la venta del banco o decretar una liquidación.

“Una liquidación tiene una connotación de pérdida de valor de por sí. Esa pérdida de valor es normalmente en la venta de activos” dijo el superintendente agregando que esto trae como consecuencia una disminución también para los depositantes quienes pueden perder una parte de sus dineros, excepto los que tiene cuentas de menos de US$10 mil, pero los otros no, ya que ellos entran en una masa con los otros acreedores y normalmente se diluyen los montos que se puede recibir.

“Tuvimos una consultoría del FMI mirando nuestra resolución bancaria, viendo qué tenemos y las mejoras que se pueden hacer.  En este momento, estamos por estructurar un plan de acción para establecer una hoja de ruta para mejorar el actual marco de resolución bancaria. Esto podría conllevar cambios en nuestro marco jurídico. Buscamos que bajo una reorganización tengamos otras herramientas adicionales” para proceder, señaló Fernández.

A la pregunta de si esto le dará más poder de decisión a la SBP, Fernández contestó que “absolutamente”.
Entre los modelos que se estudian está que bajo una reorganización la SBP cuente con herramientas adicionales y que le den más flexibilidad, como por ejemplo que se pueda vender activos y pasivos. Actualmente, solo se puede hacer venta por la vía accionaria; es decir, que se vende el banco entero y no por partes, siendo ese un modelo más restrictivo.

Este tipo de regulaciones generalmente se observan en Estados Unidos y en Europa.

“Otro elemento importante es que se podrán hacer cesiones en forma masiva”, añadió Fernández. En la actualidad, para hacer las cesiones de depósitos se necesita el consentimiento individual.  “Es casi utópico, imposible, conseguir consentimiento. Digamos, si tienes diez mil depositantes necesitarías conseguir el poder de cada uno para hacer, entre comillas, esa venta”, dijo el regulador, lo que indica que si se quiere vender una parte o el total de los depósitos, será necesaria la autorización de cada uno de los clientes.

“Con la propuesta, la SBP podrá hacerlo masivamente. En la venta de activos y pasivo una equis cantidad pasa al nuevo comprador, como se diría en ‘buen panameño’, de un solo plumazo”, afirmó, pero aclaró que el procedimiento debe seguir un proceso.

Pero esto no solo tendrá impacto en una intervención bancaria, ya que sería posible hacer cesiones en masa al momento de la venta de un banco, la fusión o compra de cartera. Para esto necesitarían, además, estar en línea con el Registro Público.