La Comisión China de Regulación de la Banca ha ordenado a las entidades del país dar cuenta de los cerca de 2,3 billones de yuanes (US$340.000 millones) en créditos no registrados en los balances, informó este martes el Financial Times en su página web sin citar directamente a ninguna fuente.

La comisión ha pedido a los bancos que incluyan nuevamente en sus libros todos los préstamos concedidos o transferidos a compañías fiduciarias chinas escasamente reguladas, y que dejen de recurrir a la "titulización informal" para evitar los requisitos regulatorios, según el diario.

"Hemos aprendido la lección de la crisis financiera y nos hemos dado cuenta de que necesitamos incrementar la vigilancia de este fenómeno", indicó el rotativo citando a un regulador no identificado.