Sao Paulo. Las remesas enviadas al exterior por los extranjeros que trabajan en Brasil sumaron US$1.200 millones en 2014, un número superior en un 29% al de un año anterior y que ratifica ese aumento en los últimos diez años, según publicó hoy la prensa local.

Un reportaje del diario Folha de Sao Paulo, con datos del Banco Central, indicó que ese avance contrasta con los problemas afrontados por la economía brasileña en materia de crecimiento del producto interior bruto (PIB) y control inflacionario, pero ratifica la baja tasa de desempleo de los últimos años en el país.

El aumento de inmigrantes haitianos, africanos y sirios, la mayoría con posibilidades de trabajo legal en sectores como la construcción, aumentaron el flujo del envío de remesas al exterior.

De igual manera, las mayores facilidades de envío legal a través de empresas especializadas, particularmente como en el caso de los bolivianos, contribuyó para mejorar las estadísticas, apuntó el diario.

Por vías legales, unos 7.500 bolivianos enviaron dinero para su país y se constituyeron en la primera fuerza de las remesas al exterior en Sao Paulo, la mayor y más rica de las ciudades brasileñas, y en la tercera del país, destacó.

En Paraguay y Ecuador también se presentó un aumento importante de los emigrantes que están en Brasil en el total de las remesas enviadas a esos países, que pasó, de 2013 a 2014, de un 0,8% al 1,4% y del 0,2% al 0,4%, respectivamente

El Banco Central boliviano, por su parte, señalo que el aporte de sus emigrantes en Brasil en las remesas que recibió el país andino se elevó al 7,6%, después de una participación del 4,5% en 2013.

En Paraguay y Ecuador también se presentó un aumento importante de los emigrantes que están en Brasil en el total de las remesas enviadas a esos países, que pasó, de 2013 a 2014, de un 0,8% al 1,4% y del 0,2% al 0,4%, respectivamente

Ese resultado "es más significativo", de acuerdo con el rotativo paulista, porque en 2014 los inmigrantes tuvieron que entregar más reales para igualar las sumas que enviaban en 2013, debido a la fuerte depreciación de la moneda local respecto al dólar el último año, que llegó casi al 14%.