Las remesas que los inmigrantes de El Salvador en Estados Unidos envían a sus familiares crecieron un 7,2% en el 2016 respecto al año anterior y alcanzaron un récord de US$4.576 millones, informó este lunes el Banco Central.

Las remesas son la base de la economía del empobrecido país centroamericano, de seis millones de habitantes.

"El acumulado entre enero y diciembre de 2016 constituye el monto más alto en la historia de recepción de remesas en El Salvador y el mayor crecimiento de los últimos diez años", indicó el Banco en un comunicado.

El gobierno salvadoreño ha dicho que trabaja en conjunto con Centroamérica y México para defender los derechos de los inmigrantes ante las amenazas del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha prometido que construirá un muro en su frontera sur y aplicará un impuesto a las remesas.

Se estima que en Estados Unidos residen y trabajan unos 2,8 millones de salvadoreños, que envían el dinero a sus familiares en El Salvador.

Cifras oficiales indican que las remesas representan el 17,1% del Producto Interno Bruto (PIB) de El Salvador.