Según el informe del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), publicado hace unos días, los paraguayos residentes en distintas partes del mundo enviaron al país unos US$789 millones en el año 2011, que representan un incremento del 9,1% respecto al año anterior, cuando fue US$723 millones.

Las cifras del organismo internacional que forma parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se sustentan en encuestas de periodicidad anual y son muy superiores a los registros que dispone el Banco Central del Paraguay (BCP) al mismo periodo.

El informe de la banca matriz señala que al circuito financiero ingresó alrededor de US$374 millones en el último año en concepto de remesas familiares. En ese sentido, el envío, según BCP, aumentó 36% con relación a 2010, cuando ingresó US$273,5 millones.

De acuerdo con los datos, las estimaciones del BID son superiores en 111% comparados a los registros que dispone el Banco Central. A base de estas comparaciones, alrededor del 47% de los connacionales están enviando por el circuito financiero formal comprendido por bancos, financieras y casas de cambio, en tanto que la mayor parte prefiere aún enviar por otras vías, o a través de un familiar o amigo.

El año pasado los envíos formalizados respecto al total estimado por el BID representaba solo el 38%. Agentes del sector aseguran que en los últimos años, el nivel de formalización en el envío de las remesas fue un factor muy importante para el registro de los datos en el circuito financiero.

En comparación a los demás países de la región, las remesas de los paraguayos se destacan entre las que más crecieron en 2011.

Por otra parte, es importante destacar que si bien las remesas en dólares tuvieron un incremento del 9,1%; en guaraníes sufrieron una devaluación del 4,1% por la pérdida de valor del dólar frente al guaraní. Igualmente, estos ingresos al país sufrieron una caída del 11,3% al ajustarlo con la inflación del último año.

Sobrevaluadas. Técnicos de la banca matriz señalaron que las estimaciones del organismo internacional estarían sobrevaluadas y que solo el 60% de la cifra publicada ingresó efectivamente al país en el último año, es decir, unos US$480 millones.