El Banco de México informó que el flujo de remesas familiares creció 7,1% anual en septiembre de 2014, respecto del mismo mes del año pasado, al ubicarse en US$1.957,7 millones.

En el acumulado de enero a septiembre, sumaron US$17.585,6 millones, lo que representa un crecimiento de 7,2%, respecto de los primeros nueve meses del año pasado.

Especialistas explican que las remesas se aceleraron, debido principalmente a una mejoría en el empleo de los migrantes, particularmente en el sector construcción, y especialmente en el empleo de los trabajadores sin ciudadanía.

Alejandro Cervantes, economista de Banorte Ixe expresó que continúan esperando una recuperación visible en el flujo de remesas dado el reciente comportamiento que ha presentado el empleo de los trabajadores migrantes mexicanos en Estados Unidos, toda vez que la tasa de desempleo presentó una caída en septiembre.

Se estiman que en todo el año ingresarán US$23,3 mil millones de remesas, 6,3% superior al de 2013.