Las remesas que envían los connacionales a México, principalmente de Estados Unidos, tuvieron su peor retroceso mensual en enero desde noviembre del 2008.

En enero del 2015, las remesas se situaron en US$1.630 millones, lo que significó una caída de 27,02% respecto a diciembre del 2014, cuando se recibieron US$2.234 millones, de acuerdo a información de Banco de México (Banxico).

La caída en las remesas fue la peor desde noviembre del 2008, cuando retrocedieron 33,57%, al pasar de US$2.637 millones a US$1.752 millones.

Retroceden 0,69% en comparación anual. Las remesas se situaron en enero del 2015 en US$1.630 millones, un retroceso de 0,69% respecto al mismo mes del 2014, cuando fueron de US$1.642 millones, de acuerdo a datos del Banco de México (Banxico).

México cerró el 2014 con el mayor flujo de remesas para un diciembre de los últimos siete años, con ingresos por US$2.196 millones.

[[wysiwyg_imageupload:5451:]]

De acuerdo al reporte titulado “Tendencias en remesas a América Latina y el Caribe 2014”, México recibió el mayor volumen de remesas en América Latina en números absolutos con US$23.607 millones, un aumento de 7,8% durante el 2014 respecto al año precedente.

El aumento en las remesas se debió al incremento en el flujo de inmigrantes de México a Estados Unidos, la disminución del desempleo estadunidense, así como una mayor frecuencia y cantidad en los envíos, de acuerdo al reporte presentado el 24 de febrero.