En septiembre de este año las transferencias de mexicanos que radican en el extranjero ascendieron a US$2.059,9M, cifra superior en 4,82% respecto de igual mes de 2014, con lo que suman ocho meses con aumentos a tasa anual.

El Banco de México informó que de enero a septiembre de este año los ingresos por remesas familiares totalizaron US$18.624.4 millones, un aumento de 5,8% con relación al mismo periodo de un año antes.

Precisó que en los primeros nueve meses del año en curso, el número de operaciones fue de US$63,07 millones, monto mayor en 5.33% comparado con el mismo mes de 2014; en el lapso el monto promedio por remesas fue de US$295.

Mercado laboral

Economistas de Banorte-IXE explicaron que el mayor dinamismo de las remesas se debió a la recuperación del mercado laboral norteamericano.

“Continuamos esperando una recuperación visible en el flujo de remesas dado el reciente comportamiento que ha presentado el empleo de los trabajadores migrantes mexicanos en Estados Unidos”, subrayaron.

Dijeron que en los primeros nueve meses del año el empleo de trabajadores mexicanos migrantes en EU (incluyendo los migrantes con ciudadanía e indocumentados) ha aumentado en 514 mil nuevas plazas, mientras que en México el incremento en el empleo formal ha sido ligeramente mayor.

En este contexto, si bien parte de esta caída refleja la menor migración de mexicanos a EU, también es explicada por la mayor recuperación que ha presentado el mercado laboral en dicho país.

Las últimas cifras publicadas por el U.S. Census Bureau revelan que el desempleo para los migrantes mexicanos sin ciudadanía, que son los principales remitentes de remesas, ha mostrado una trayectoria descendente, al pasar de 6.8% en julio de 2014 a 4.9% en septiembre de 2015. Si bien parte de esta caída refleja la menor migración de mexicanos a EU, también es explicada por la mayor recuperación del mercado laboral en EU.