Nueva York. Los retornos de la deuda del Tesoro estadounidense operaban con pocos cambios este miércoles, mientras que los de los bonos a 10 años rondaban un máximo de siete años después de una ola vendedora en el mercado generada por señales de que la mayor economía del mundo marcha mejor en el segundo trimestre.

Un dato decepcionante sobre el crecimiento de Japón y preocupaciones por las demandas financieras de países vecinos a un posible nuevo gobierno de coalición en Italia provocaron una caída en los rendimientos del bono referencial alemán y frenaron otro salto en los retornos de la deuda estadounidense.

El fuerte aumento de este martes en los rendimientos de los bonos referenciales a 10 años por arriba del 3,05%, visto como un nivel clave de soporte técnico, inquietó a Wall Street mientras los operadores evaluaban si la deuda estaba ganando atractivo como alternativa a las acciones más riesgosas.

Los inversores creen que los rendimientos estadounidenses probablemente se mantendrán en niveles altos hasta que haya cambios significativos en los datos económicos o señales de que los miembros de la Reserva Federal se apartan de la actual postura de ritmo gradual de alzas de tasas, dijeron analistas.

Datos del Gobierno mostraron este miércoles que la producción industrial de Estados Unidos creció 0,7% en abril, mientras que la construcción cayó 3,7% el mes pasado.

A las 1455 GMT, el rendimiento del bono a 10 años subía 0,9 puntos base al 3,089%, tras tocar el 3,095%, su nivel más alto desde julio del 2011, según datos de Reuters.

El retorno del referencial revirtió una caída inicial ante una recuperación en Wall Street de pérdidas de la sesión previa. Previamente había retrocedido en línea con una baja en los rendimientos de la deuda alemana.