Nueva York. Los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a dos años tocaron máximos en nueve años este martes, con inversores concentrados en las subastas de una semana con poca acción en los mercados y en el gran incremento de emisiones que se prevé para 2018.

El Tesoro estadounidense vendió US$26.000 millones en notas a dos años este martes, el primer tramo de un total de US$88.000 millones en nueva deuda a corto y mediano plazo que subastará esta semana.

Tal y como se esperaba, la subasta atrajo una demanda por debajo del promedio ya que muchos operadores e inversores están de vacaciones por los feriados de Navidad. El ratio de cobertura de ofertas se situó en 2,52, el más bajo en un año.

"Fue mediocre. No fue una sorpresa", dijo Lou Brien, estratega de mercados de DRW Trading en Chicago.

El Departamento del Tesoro venderá este miércoles US$34.000 millones en notas a 5 años y US$28.000 millones en deuda a 7 años el jueves. Este miércoles también subastará US$13.000 millones en deuda a 2 años a tasa flotante.

Al mismo tiempo, los inversores también se están preparando para que el Gobierno incremente el volumen de las subastas el próximo año por primera vez desde 2008 para compensar las menguantes compras por parte de la Reserva Federal. La mayor oferta se produciría en bonos a corto y mediano plazo.

Los rendimientos de las notas a 2 años llegaron a tocar 1,916%, su nivel más alto desde el 14 de octubre de 2008. En las últimas operaciones subían un 1,908%, por encima del 1,895% del viernes.

Por otra parte, los retornos de la deuda a cinco años subieron a 2,263%, su cota más elevada desde el 12 de abril de 2011.