Nueva York. El retorno de la deuda del Tesoro estadounidense a 2 años tocó un máximo de más de nueve años este martes mientras los inversores aguardaban la conclusión de la reunión de dos días de la Reserva Federal este miércoles, cuando se espera que el banco central suba sus tasas de interés por primera vez este año.

El mercado proyecta tres alzas de los tipos este año, pero además espera alguna indicación sobre cuatro subidas, en la medida que la inflación se acelera y por expectativas de un crecimiento económico más fuerte.

Un foco clave es si Jerome Powell, el presidente de la Fed, adopta un tono más propenso a endurecer la política monetaria en su primera reunión que su predecesora Janet Yellen. También si los funcionarios de la Fed cambian sus proyecciones para futuras alzas de las tasas.

Un salto en los precios al consumidor de enero en Estados Unidos elevó las expectativas de que la Fed suba cuatro veces este año los costos del crédito, aunque la inflación de febrero que se publicó la semana pasada mostró un enfriamiento de los precios en ese mes.

El rendimiento de la deuda a 2 años, que es muy sensible a la política de tasas de interés, saltó a 2,3248%, su nivel más alto desde septiembre de 2008. El retorno del referencial a 10 años escaló a 2,879%, máximo desde el 13 de marzo.

Un flujo de oferta de bonos del Tesoro, que se ha concentrado en papeles de vencimiento corto, para pagar por el creciente déficit y por mayores planes de gasto presupuestario también ha pesado en el mercado.