El candidato presidencial republicano Mitt Romney intentó este viernes poner a la economía en el centro de la campaña, aprovechando un débil reporte de empleos al que describió como una "patada en el estómago" y criticando el liderazgo económico del presidente Barack Obama.

Después de una semana de dificultades para definir su posición frente al sistema de salud, el debate sobre el empleo es un respiro que Romney, quien tiene una leve desventaja ante el presidente demócrata en los sondeos nacionales, agradeció.

Un reporte del Departamento del Trabajo de junio que mostró a la economía estancada, con una tasa de desempleo sin cambios en 8,2% y con una cifra de 80.000 empleos creados que no cumplió con las expectativas, dio espacio a los dos candidatos para afirmar que tienen el paquete correcto de ideas para reavivar el crecimiento.

"Las políticas del presidente no han puesto nuevamente a trabajar a Estados Unidos y el presidente tendrá que aparecer y asumir la responsabilidad por ello", dijo Romney en Nueva Hampshire, donde pasa sus vacaciones junto a su familia.

Obama lucha por convencer a los votantes para que lo apoyen en las elecciones del 6 de noviembre y que confíen en que puede recuperar a la economía desde su peor recesión desde la Gran Depresión.

Los sondeos suelen mostrar que los votantes confían más en Romney para que cambie la situación económica, pero su campaña ha sido criticada por otros republicanos debido a que ha dado un mensaje confuso respecto a si la ley de reforma al sistema de salud aprobada por Obama crea un nuevo impuesto.

Algunos conservadores también criticaron a Romney por tomarse una semana de vacaciones durante la campaña en su mansión junto a un lago, donde fue fotografiado practicando jet sky y navegando en un bote.

Sin embargo, la campaña de Romney y el Partido Republicano organizaron este sábado un esfuerzo de movilización de votantes en varios estados importantes.

Obama dijo que el reporte sobre empleos era "un paso en la dirección correcta" mientras recorre los estados industriales de Ohio y Pensilvana en su bus de campaña.

"Aún es difícil allí afuera", dijo a un mitin en Poland, Ohio. "Supimos esta mañana que nuestros negocios crearon 84.000 de nuevos empleos y que en general significa que las empresas han creado 4,4 millones de nuevos empleos en los últimos 28 meses", agregó.

El reporte mensual de empleos podría fijar el tono de la campaña presidencial en el próximo mes, que está demasiado reñida como para anticipar un ganador. Si bien la Casa Blanca ha afirmado que "es importante no leer demasiado a partir de cualquier reporte mensual", analistas políticos vieron una tendencia problemática.

"Esas cifras económicas no funcionan bien", dijo Andy Smith, director del Centro de Encuestas de la University de Nuevo Hampshire. "Básicamente la gente vota con su billetera y si sus billeteras están vacías, van a intentar culpar a alguien y ese alguien en es el presidente", agregó.

Volviendo a la economía. Hubo al menos una ventaja para Romney en el reporte de empleos, ya que le permitió alejarse del incómodo tema del sistema de salud.

Romney ha tenido dificultades para responder a un fallo de Corte Suprema de la semana pasada que determinó que la reforma de Obama al sistema de salud de Estados Unidos era constitucional.

El bando de Romney estuvo de acuerdo esta semana por primera vez con Obama respecto a que un mandato que exige a la gente un seguro de salud o pague una multa era una sanción, antes de que Romney finalmente se puso en línea con los republicanos del Congreso y declaró que equivalía a un impuesto.

Romney realizó una inusual conferencia de prensa en Wolfeboro, Nueva Hampshire, para responder al reporte de empleos y se le preguntó rápidamente sobre el debate de salud.

"Saben, he hablado sobre el sistema de salud desde el día que lo aprobamos en Massachusetts, y la gente dijo, '¿es esto algo que aplicarías a nivel federal?' y yo les dije que no. Así que el camino correcto para el gobierno federal es permitir que los estados creen sus propios planes", dijo Romney.

Los demócratas dicen que el plan de Obama se basó en la reforma que Romney realizó como gobernador de Massachusetts. Obama mostró que no tiene deseos de permitir que Romney se libre fácilmente del tema.

"El tipo contra el que estoy compitiendo intentó esto en Massachusetts y funciona bien, aún cuando él ahora lo niegue", dijo Obama en Ohio.

Romney ha sido criticado por no decir a los votantes específicamente cómo fomentaría el crecimiento de la economía de Estados Unidos, sino simplemente culpar reiteradamente a Obama por la debilidad económica actual.

"Lo que ellos quieren oír del aspirante es una cierta comprensión de por qué las políticas del presidente no están trabajando y cómo las políticas del señor Romney funcionarán mejor", dijo el jueves el Wall Street Journal en un editorial.

Cuando se le preguntó sobre esas críticas, Romney citó un plan de 59 puntos que entregó hace unos meses como evidencia de que tiene una forma de crear empleos.

Incluye una flexibilización de las normas para permitir una mayor producción de energía, castigar a China por sus políticas comerciales, promover más comercio con el exterior, especialmente con América Latina, reducir el impuesto a las empresas de 35% a 25% y rebajar el impuesto a las personas.