Tegucigalpa. El gobierno de Honduras ha mejora su percepción ante los organismos de crédito internacional. La administración del presidente Juan Orlando Hernández ha despertado grandes expectativas por las acciones adoptadas en sus primeros 49 días de gestión.

Los temas de seguridad, transparencia, gobernabilidad y finanzas han generado mayor atención en la comunidad internacional por la necesidad que tiene el país de alcanzar mayores niveles de crecimiento económico.

Felipe Jaramillo, representante del Banco Mundial (BM) para Centroamérica, se encuentra en Honduras sosteniendo reuniones con representantes del gobierno y del sector privado, y una de sus reuniones fue con EL HERALDO para hablar sobre la gestión del presidente Hernández y el respaldo que ese organismo financiero le brindará.

- El Heraldo: ¿Cuál es su opinión sobre el nuevo gobierno de Honduras?

- Felipe Jaramillo: Estamos contentos y aplaudimos las medidas adoptadas por este gobierno, son medidas en áreas prioritarias que compartimos y son decisiones acertadas, con rapidez y con efectividad.

Creo que el gobierno está tomando las decisiones acertadas y como Banco Mundial vamos a estar apoyando para que el país logre la estabilidad macroeconómica.

- ¿Esperaban ustedes este desempeño mostrado por la administración del presidente Hernández?

- En mi experiencia, pocas veces he visto un gobierno iniciar con tantas medidas que van tan alineadas a ese objetivo central de estimular la economía, mejorar el crecimiento económico, la inversión, la generación de empleo y la reducción de la pobreza. Realmente es un comienzo muy esperanzador.

- ¿Considera que estas medidas son oportunas para que Honduras pueda alcanzar un mayor crecimiento de la economía y generar prosperidad?

- Sí, nosotros vemos que la pobreza se resuelve fundamentalmente con el crecimiento económico, que es el que genera empleos e ingresos, o sea que genera oportunidades para la gente; en Honduras tenemos claro, desde hace muchos años, que se requiere actuar en dos puntos centrales: el primero, es el tema de la seguridad y el segundo, la estabilidad macroeconómica y fiscal.

- ¿Con estas medidas económicas se puede lograr la estabilidad macroeconómica del país?

- El crecimiento del país requiere que las finanzas públicas estén ordenadas, por esa razón aplaudimos las decisiones del gobierno por el lado de los ingresos, por el lado de la DEI para fortalecer la capacidad de recaudación, y ahora me he enterado que ha venido una fase para reducir en 10% el gasto, lo que es muy positivo porque será difícil generar inversión y empleo si hay sensación de desorden fiscal y de inestabilidad macroeconómica.

Creo que el gobierno de Honduras tiene esto claro y las medidas han sido acertadas, tendrán que venir medidas adicionales para asegurarse que el ordenamiento sea completo y vemos como muy positivo que el gobierno esté buscando un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, lo que le daría más credibilidad al plan de gobierno.

- ¿Cuáles son los beneficios de un programa con el FMI en relación con el Banco Mundial?

- Cuando hay acuerdo con el Fondo Monetario a nosotros como Banco Mundial se nos facilita proporcionar un instrumento financiero que es el de apoyo presupuestario, que es un préstamo directo a la tesorería.

El apoyo presupuestario depende del acuerdo con el FMI; hasta el momento no conocemos el monto estimado porque no contamos con la cifra global para Honduras, que se conocerá hasta el mes de junio próximo.

- ¿Qué tipo de inversiones necesita el país para desarrollarse?

- Lo que necesita es inversión productiva, creo que ahí está el “talón de Aquiles” y Honduras requiere dar este salto para crecer más, más empleos y reducir la pobreza.

Estamos ayudándole al gobierno a pensar en medidas para facilitar la llegada de inversión productiva, ya sea extranjera o nacional, y para eso es importante la seguridad, la estabilidad macroeconómica, pero también son importantes algunas medidas adicionales para hacer atractivo el país. Vemos que este será uno de los principales retos que tendrá que afrontar este gobierno.

- El Banco Mundial ha venido trabajando en el combate a la corrupción, ¿qué opina del abordaje de este tema en Honduras?

- Nos ha parecido el énfasis de este gobierno en ese tema de la corrupción y lo aplaudimos, he visto que las grandes prioridades del gobierno de Juan Orlando Hernández son cuatro: mejorar la seguridad, la generación de empleo, la protección social para los más pobres, la transparencia y lucha contra la corrupción.

Veo las cuatro con igual importancia y son los temas fundamentales de este gobierno, pero nos alegra mucho la seriedad con que se ha tomado el tema de la transparencia. El Banco Mundial apoyará en lo que pueda y entiende que el gobierno trabaja muy de cerca con Transparencia Internacional.

- ¿Cuál será el acompañamiento que dará el Banco Mundial al gobierno de Honduras?

- Lo primero que vemos es que será fácil alinear el apoyo del Banco Mundial con las prioridades de este gobierno, ya que el BM las comparte como fundamentales para alcanzar los objetivos del país.

Mi visita al país es para lanzar el diálogo para el desarrollo de nueva estrategia para Honduras durante el período 2014-2018, proceso que nos tardará de cuatro a cinco meses para definir, ya que miraremos en detalle la estrategias y propuestas del gobierno, pero desde ya puedo anunciar que habrá un alineamiento total de los esfuerzos del Banco Mundial alrededor del plan de gobierno.

Nosotros también hemos venido apoyando durante muchos años el Bono 10 Mil y ahora lo haremos con el programa Vida Mejor, al que respaldamos.

- ¿Cuáles serán las prioridades del Banco Mundial con Honduras?

- Tenemos en la actualidad 10 proyectos en el país por US$390 millones. Nos interesa apalancar más esfuerzos y más recursos en los proyectos.

Un ejemplo de lo anterior es que el BM hace unos meses logró US$30 millones para Honduras, destinados a un programa de desarrollo rural y pobreza extrema en el corredor seco, y esos US$30 millones los hemos apalancado con otros socios donantes y en pocos meses hemos logrado el apoyo de Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y el BCIE, y ya los compromisos han superado los US$100 millones.

El Banco Mundial, a través del Fondo Global de Seguridad Alimentaria, aporta US$30 millones pero como es un proyecto crítico, que requiere más inversión, nos asociamos y creamos un proyecto de más de US$100 millones para que tenga la fuerza que esto requiere.

Queremos más proyectos de este estilo, que no solo sea el aporte del Banco Mundial, que se apalanque y se genere un efecto multiplicador con los otros donantes, y ojalá también se alineen con las prioridades de este gobierno.