Atenas. Las necesidades de préstamo de Grecia serán mayores que las previstas actualmente y los tenedores de bonos privados o institucionales tendrán que pagar la cuenta, afirmó este sábado el representante del endeudado país ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los líderes de la Unión Europea acordaron en julio ofrecer un segundo rescate a Grecia de más de 109.000 millones de euros (US$147.000 millones) para ayudar al país a pagar sus deudas hasta el 2020.

A los tenedores de bonos privados se les pidió que participaran en el rescate como parte de la "Implicación del sector privado" (PSI, en sus siglas en inglés), en la que aceptaban pérdidas por 21% en sus tenencias de deuda griega.

Pero las necesidades de financiación de Grecia podrían ser aún mayores, según dijo el representante del país ante el FMI, Panagiotis Roumeliotis, en una entrevista con el diario financiero Imerisia.

"Las necesidades de financiación serán mayores, principalmente por la recesión mayor a lo esperado (en Grecia) y el resultado de la PSI", expresó.

"La brecha financiera tendrá que cubrirse o bien aumentando el préstamo de 109.000 millones de euros acordado el 21 de julio o a través de una reestructuración de la deuda privada", dijo el funcionario griego.

El FMI apoya la segunda opción para hacer sostenible la deuda de Grecia, indicó Roumeliotis. Una reestructuración más profunda de Grecia podría implicar un recorte mayor sobre los bonos del país o una extensión de su plazo, añadió.