En Big Sky, Montana, Estados Unidos se llevó a cabo la segunda reunión anual de Altos Representantes del Foro de Cooperación Económica de Asia Pacífico (APEC), cuyo trabajo servirá de base para el establecimiento de las directrices para la agenda comercial que se acordará en la reunión de los ministros de Comercio, entre el 19 y 20 de mayo de 2011.

La delegación chilena estuvo liderada por la directora de asuntos económicos multilaterales de Direcon y SOM de Chile ante APEC, Ana Novik, quien destacó que “las 21 economías estamos trabajando en base a las tres prioridades para este año que son Integración Económica Regional, “Crecimiento Verde” y Cooperación Regulatoria, con especial énfasis en la búsqueda de resultados concretos”.

Es así que en la segunda reunión de los Altos Representantes de APEC (SOM2), en relación al tema de fortalecer la integración económica regional y expandir el comercio, se acordó, entre otros, facilitar las cadenas globales de suministro; mejorar la participación de las Pymes en las cadenas globales de producción y colaborar con los esfuerzos nacionales para desarrollar reformas estructurales que generen mayor empleo, aumenten la productividad y crecimiento económico.

Con el propósito de generar un crecimiento económico más sustentable, los altos representantes evaluaron el trabajo actual para promover el comercio de bienes y servicios ambientales, facilitar la diseminación de tecnología ambiental, incrementar la cooperación para enfrentar el problema de la tala ilegal y el comercio asociado y desarrollar estrategias de baja emisión de carbono.

Finalmente, en relación a la tercera prioridad para este año, relacionada con convergencia y cooperación regulatoria, se espera fortalecer la implementación de buenas prácticas en la regulación y desarrollar un plan de trabajo de APEC en cooperación en esta materia.

En esta oportunidad, los altos representantes abordaron también otras materias para mejorar la seguridad alimenticia y el trabajo para responder ante las emergencias; tema de especial relevancia considerando el reciente terremoto y tsunami en Japón y la experiencia de Chile y Nueva Zelanda en 2010.