Washington. Los republicanos del Senado estadounidense bloquearon este martes una amplia reforma de la regulación bancaria, por segundo día consecutivo, para conseguir más concesiones de los demócratas, que están ansiosos por imponer medidas más duras a Wall Street.

Mientras ejecutivos de Goldman Sachs se sometían a un duro interrogatorio de un subcomité del Senado, los demócratas calculaban que la resistencia de lo republicanos al proyecto caería en medio de las presiones de un año electoral y por el enojo generalizado hacia Wall Street.

Sin embargo, no consiguieron los 60 votos necesarios para comenzar a debatir el proyecto, que prohíbe a los bancos realizar varios tipos de lucrativas operaciones y los pone bajo una supervisión más estricta.

Hasta este lunes, ningún republicano apoyaba a los demócratas en la votación de 57 a 41. Republicanos moderados clave dijeron que no habían visto ningún hecho que le hiciera cambiar de parecer en las últimas 24 horas, y que no sentían presión de los votantes para cambiar su posición.

"Creo que la gente confía en que tomaré la decisión correcta", dijo la senadora republicana Olympia Snowe.

Para este miércoles se espera otra votación, y mientras tanto los demócratas tratan de sumar a los republicanos como aliados frente a la avaricia de Wall Street, tal vez el único asunto más impopular que el Congreso entre la gente.

Legisladores de ambos partidos están ansiosos por ajustar la supervisión sobre la industria financiera antes de las elecciones legislativas de noviembre, y muchos esperan que el proyecto eventualmente sea aprobado.

El presidente Barack Obama y sus colegas demócratas quieren reglas más estrictas para evitar que se repita la crisis financiera del 2008 y 2009, que dejó a la economía en una profunda recesión.

Obama pidió este martes a los republicanos del Senado que permitan pronto el debate sobre el proyecto de reforma financiera. "No voy a dejar que este esfuerzo sea víctima de los cabilderos del sector", dijo Obama en una reunión en Ottumwa en Iowa.

La Cámara de Representantes aprobó un proyecto en diciembre que reunía muchas propuestas de reforma realizadas en el 2009 por Obama.

Cualquier cosa que el Senado apruebe tendrá que ser fusionada con el proyecto de los representantes. Analistas dijeron que eso podría suceder a mediados de año.