Washington. Importantes republicanos del Congreso sugirieron este domingo que podrían acordar en los dos temas mayores, salud e impuestos, que dificultan el camino de un acuerdo para poner bajo control la deuda de Estados Unidos.

El representante Paul Ryan, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, dijo que estaría "absolutamente" dispuesto a negociar con los demócratas sobre su plan para controlar los costos de salud.

Por separado, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, no descartó un aumento de impuestos, un contraste con otros líderes republicanos que han insistido en que cualquier acuerdo para aumentar la autoridad de endeudamiento del país debe consistir en recortes de gastos solamente.

"No vamos a hacer el acuerdo aquí esta mañana", dijo McConnell en Fox News, cuando se le preguntó si un acuerdo podría incluir aumentos de los ingresos.

Estados Unidos alcanzó su límite legal de deuda de 14,3 billones de dólares la semana pasada, y el Departamento del Tesoro reorganizará las cuentas, incluyendo fondos federales de retiro, para pagar las cuentas del país hasta comienzos de agosto, cuando deberá pedir crédito otra vez.

Pero sin la autoridad legislativa para elevar el techo de deuda, el Tesoro no puede emitir más deuda e incumpliría sus obligaciones, lo que expertos dicen que podría empujar al país de nuevo hacia la recesión y afectar los mercados de todo el mundo.

Republicanos y algunos demócratas dicen que no respaldarán un aumento de techo que no incluya pasos para desacelerar el crecimiento de la carga de deuda, que se ha más que duplicado durante la última pasada.

En conversaciones lideradas por el vicepresidente del país, Joe Biden, importantes legisladores han acordado al menos 150.000 millones de dólares en recortes de gastos, pero eso está muy por debajo de los 4 billones de dólares de reducción del déficit que los expertos externos dicen que se necesitan para estabilizar la deuda en un lapso de 10 años.

En asistencia de salud, los dos lados están separados por un golfo de billones de dólares.

La Cámara controlada por republicanos ha aprobado un presupuesto, autorizado por Ryan, que ahorraría 2,2 billones de dólares al achicar el Medicaid y Medicare, los planes de salud del Gobierno para los pobres y ancianos, y la derogación de los programas de reforma de salud del presidente Barack Obama.

Obama, a su vez, ha propuesto ahorrar 480.000 millones de dólares al acelerar reformas del programa, pero los republicanos insisten en que debe ser derogado.