México. La inflación en México repuntó en septiembre pasado a un 5,02% interanual, su mayor nivel en seis meses, impulsada por los precios de los combustibles y algunos productos agropecuarios, informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El registro de septiembre constituye el mayor desde el 5,04% observado en marzo pasado y supera además el objetivo del central Banco de México (Banxico) de un 3%, con un diferencial de un punto porcentual arriba y abajo de esa cifra.

El Inegi precisó que solamente en septiembre, el Indice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) creció un 0,42%, porcentaje mayor que el 0,31% observado en igual mes de 2017.

En el noveno mes del año, los productos con los aumentos más notorios fueron el gas doméstico (5,3%), seguido por la gasolina de bajo octanaje (1,47%).

Por lo que respecta a la inflación subyacente, el índice interanual se ubicó en un 3,67% hasta septiembre, tras mostrar un aumento del 0,32% solo en el noveno mes.

La inflación subyacente es el parámetro de las decisiones de política monetaria de Banxico, que el pasado 4 de octubre mantuvo su tasa referencial de interés en el 7,75%.

La entidad monetaria destacó no obstante que la inflación del país enfrenta riesgos hacia adelante, en medio de una marcada incertidumbre.

El banco mexicano Ve por Más (BX+) explicó en una nota a sus clientes que la aceleración de los precios se debió en parte al efecto de una base de comparación distinta, ya que en septiembre del año pasado los precios de la telefonía y el transporte público cayeron debido a los sismos en el país.

La inflación más acelerada también es consecuencia de las alzas en los energéticos y sus implicaciones en la canasta básica.

"Prevemos que tras la aceleración observada en esta lectura, la inflación reflejará un dinamismo más moderado en octubre", indicó en el reporte el economista Javier Saldaña.

"Con esto y en un entorno de mayor certeza comercial para México, consideramos que Banxico podría mantener la tasa de interés en el 7,75% al cierre del año", agregó.

Indicó que el escenario está sujeto sin embargo a la evolución de los precios de los energéticos a nivel global, así como al ritmo de alza de tasas en Estados Unidos y a otros acontecimientos globales.