Londres. El dólar operaba cerca de mínimos de tres años este lunes, tras repuntar al cierre de la semana pasada, dado que las cifras de la inflación en los sueldos en Estados Unidos no contenían las dudas que tienen los inversores sobre el panorama de la divisa.

A las 1330 GMT, el índice dólar subía un 0,07% a 89,257 tras subir un 0,6% este viernes.

Contra el yen, la moneda estadounidense caía un 0,25% a 109,82 unidades, mientras que el euro perdía un 0,15% a US$1,2442.

Cifras publicadas este viernes mostraron que los salarios en Estados Unidos crecieron a su tasa más acelerada en más de ocho años. El dato llevó a un rebote del dólar y elevó las perspectivas de que la Reserva Federal endurezca más su política monetaria de lo que anticipaban los mercados.

Analistas dijeron que el impacto de un dólar a la baja no era tan claro, dado que están desarmando operaciones de carry trade financiadas en dólares en contraposición al incremento de esas operaciones en otras partes, en especial en Europa.

Ante la expectativa de tres alzas de los tipos en Estados Unidos este año y de un crecimiento saludable en la economía de ese país, los fundamentos apuntan a un dólar más fuerte, según analistas. Pero no se ha concretado esa apreciación pese a señales que apuntan a una política monetaria más dura de la Fed.

"Para apoyar una subida sostenible en el dólar, se necesita un cambio real en los flujos de capital", aseguró Manuel Oliveri, estratega cambiario de Credit Agricole.

El estratega destacó que esos flujos apuntan a un euro más fuerte. La moneda del bloque se ha apreciado un 7,2% contra el dólar desde comienzos de noviembre.