La eventual ayuda financiera para Irlanda que provendría de varios posibles donantes podría ascender a EUR50.000 millones (US$68.000 millones), como mínimo, indicaron el viernes funcionarios cercanos a las conversaciones citados por el diario The New York Times.

Irlanda admitió el jueves que podría aceptar ayuda internacional. Representantes de la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional se encuentran reunidos en Dublín para analizar el sistema financiero y bancario de Irlanda. Esto podría incluir la activación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, el programa de crédito de urgencia dotado de EUR440.000 millones y creado para ayudar a los países de la eurozona a refinanciar sus deudas.

Las conversaciones continuarán la próxima semana.

Si los donantes e Irlanda se ponen de acuerdo sobre un paquete con el objetivo limitado de apuntalar al sector bancario de Irlanda, el costo podría llegar a EUR50.000 millones, dijeron los funcionarios al diario. Pero si se toma la decisión de retirar a Irlanda del mercado de deuda soberana por algunos años -como se hizo con el rescate para Grecia por EUR110.000 millones este año- el paquete ascendería a unos EUR100.000 millones.

Bill Murray, vocero del FMI en Washington, dijo al Times que es "demasiado pronto" para especular sobre el resultado o momento en que se realizarían las negociaciones.

En una entrevista con el diario francés Le Monde, el titular del Fondo de Estabilidad Europeo, Klaus Regling, dijo que la misión en Dublín necesitará cerca de dos semanas para identificar las necesidades financieras del sector bancario de Irlanda y recomendar reformas. Agregó que no habría problemas para recaudar el dinero para un rescate.

Amadeu Altafaj, vocero de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la Unión Europea, declinó comentar sobre el avance de las conversaciones.