Washington. La Reserva Federal realizaría este miércoles un nuevo intento por vigorizar la frágil recuperación económica estadounidense, embarcándose en lo que podría ser el primero de una serie de medidas incrementales para estimular un mayor crecimiento.

El banco central podría intentar bajar aún más los costos de endeudamiento de largo plazo mediante un reequilibrio de su cartera de US$2,8 billones en bonos para inclinarse hacia los activos de mayor plazo.

Tal medida activaría las objeciones republicanas al activismo de la FED.

Importantes líderes del Congreso escribieron esta semana al presidente de la FED, Ben Bernanke, exhortando al banco central a desistir de más intervenciones económicas, reiterando las críticas expresadas por los candidatos presidenciales republicanos en las últimas semanas.

No obstante, los funcionarios de la FED creen que al cambiar sus tenencias de bonos, podrían alentar el refinanciamiento de hipotecas y empujar a los inversores a tomar activos más riesgosos, como bonos corporativos y acciones, sin generar una escalada en los precios al consumidor.

Se espera que los miembros del comité de política monetaria de la Fed anuncien su decisión cerca de las 14.15 hora local (1815 GMT), al cierre de un encuentro de dos días.

Evitar mayor debilitamiento. Ante una tasa de desempleo en un elevado 9,1%, una confianza empresarial minada por una polémica rebaja de la calificación crediticia a Estados Unidos y una creciente crisis de deuda soberana en Europa, funcionarios de la FED han dicho que buscarán evitar que el ya lento crecimiento estadounidense se debilite aún más.

El banco central estadounidense no está solo en este esfuerzo. El Banco de Inglaterra señaló el miércoles en las minutas de su último consejo que estaba dispuesto a inyectar más dinero para reactivar la alicaída economía británica.

La mayor economía del mundo creció a un ritmo anual menor al 1% en la primera mitad del año y analistas advirtieron de un mayor riesgo de recesión.

"La recuperación estadounidense ha mostrado ahora una nueva pérdida de impulso, ahora unida a una desaceleración global más pronunciada", comentó el economista Eric Green de TD Securities. "En este ambiente, la FED podría mantenerse en modo de manejo de crisis", aseveró.

Este martes, el Fondo Monetario Internacional advirtió que Estados Unidos podría volver a caer en recesión si el gobierno ajustaba su presupuesto demasiado pronto.

Dentro de sus recomendaciones, le sugirió a la FED considerar una nueva ronda de alivio monetario, siempre y cuando no hubiera indicios de que la expectativa inflacionaria se estuviera arraigando.