Washington. La Reserva Federal mantendría sin cambios sus tasas de interés este miércoles e indicaría un endurecimiento gradual de su política monetaria para más adelante este año, mientras la economía estadounidense sigue expandiéndose y el crecimiento del empleo se mantiene sólido.

La atención de los inversores estará en la evaluación del banco sobre la inflación de Estados Unidos, aún bajo el objetivo oficial de 2%, en los riesgos que la Fed calcula para sus perspectivas económicas y en cualquier declaración sobre el impacto de la reforma tributaria sobre el crecimiento.

A las 1900 GMT, la Fed presentará un comunicado al cierre de su reunión de dos días, la última que encabeza Janet Yellen como presidenta del banco central.

En los cuatro años de Yellen a la cabeza de la Fed, la economía estadounidense ha sumado cerca de 10 millones de puestos de trabajo y el desempleo ha caído a un mínimo de 17 años de 4,1%. En ese lapso, la Fed ha subido los costos del crédito desde niveles cercanos a cero aplicados para enfrentar la recesión entre 2007 y 2009.

El banco central estadounidense subió sus tasas tres veces el año pasado y actualmente proyecta otras tres alzas en 2018. Pero esa proyección, va a depender sobre todo de un repunte sostenido en la inflación.

Jerome Powell, el nuevo jefe del banco central, ha trabajado de cerca con Yellen y adscribe a su visión de que mantener un alza lenta de los tipos permitirá un descenso mayor del desempleo, devolviendo a los trabajadores a la fuerza laboral y fortaleciendo el crecimiento de los salarios.

Dado que el período de Powell comienza en pocos días, los analistas no anticipan cambios grandes en lo que diga la Fed este miércoles.

El banco central estadounidense subió sus tasas tres veces el año pasado y actualmente proyecta otras tres alzas en 2018. Pero esa proyección, que Wall Street ha asumido en gran medida, va a depender sobre todo de un repunte sostenido en la inflación.

Aun una mejora mínima en la descripción que haga el banco central sobre la inflación o en su visión del equilibrio de riesgos para las perspectivas económicas podrían insinuar un ritmo más acelerado para subir los tipos del que se proyecta actualmente.

La economía estadounidense tuvo un crecimiento de 2,3% en 2017. Muchos miembros de la Fed han dicho que la reforma fiscal impulsada por el presidente Donald Trump, que incluye exenciones tributarias calculadas en US$1,5 billones, podría estimular la expansión este año.