Buenos Aires. Las reservas internacionales del Banco Central de Argentina superaron este jueves los US$50.000 millones, quedando cerca de un máximo histórico, dijeron operadores.

Según cálculos del mercado, la entidad oficial absorbió durante la rueda cambiaria unos US$250 millones para evitar la revalorización del peso ante el dólar y así alentar a que los exportadores mantengan su nivel de liquidación de divisas.

Las intervenciones de la autoridad monetaria en el mercado cambiario son habituales, dentro de la política gubernamental de administrar el valor del tipo de cambio.

De acuerdo con datos provisorios, las reservas al miércoles sumaban US$49.876 millones, con lo cual ahora rondarían los US$50.126 millones, cerca del récord de unos US$50.500 millones anotado a fines de marzo del 2008.

El gobierno viene utilizando reservas internacionales para afrontar pagos de deuda pública desde marzo, tras una dura crisis política que provocó un cambio en la conducción del Banco Central y acusaciones entre altos funcionarios de los tres poderes del Estado.

En marzo de este año, cuando la presidenta argentina, Cristina Fernández, autorizó por decreto el pago de obligaciones con reservas, estas sumaban US$47.716 millones, alcanzando un nivel mínimo de US$47.265 millones el 9 de abril.

Fernández firmó un decreto el 1 de marzo que permitió que la autoridad monetaria girara US$6.569 millones al Tesoro para cancelar US$4.382 millones de deuda en poder de tenedores privados y el resto para pagar obligaciones con organismos internacionales.

Desde entonces, el gobierno utilizó unos US$2.300 millones para cancelar deuda pública, dijo recientemente el ministro de Economía, Amado Boudou.