En 15 meses las reservas de dólares de la banca de Costa Rica tuvo un recorte de más de US$1.100 millones, hasta tocar un mínimo de apenas US$11,5 millones.

En junio de 2010, las reservas llegaron a alcanzar la cifra récord de US$1.185 millones y cerraron septiembre de 2011 en un piso de US$11,5 millones.

Según el portal Nación.com el ajuste fue hecho tanto por las entidades privadas como estatales. Las reservas netas en dólares son los activos o tenencias en esa moneda que poseen los bancos locales en el exterior (por ejemplo, inversiones en otras entidades), menos los pasivos o deudas de corto plazo también con el exterior (por ejemplo, préstamos que intermediarios extranjeros les han hecho).

Marco Garro, asesor económico de la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras de Costa Rica, dijo a Nación.com que los bancos han aumentado sus pasivos (deudas) de corto plazo con el exterior; esto es, que han pedido más crédito a entidades extranjeras.

Eso, a pesar de la vigencia de un nuevo encaje (porcentaje que inmoviliza el Banco Central) que empezó a regir el 1 de septiembre, y que pesa sobre los préstamos externos, a menos de un año.

Las reservas del sistema bancario nacional, incluido el Banco Central, alcanzaron en setiembre US$4.475 millones. Las reservas del Banco Central han tendido a aumentar.

Según los datos del Banco Central, el crédito en dólares, que había perdido terreno frente a los préstamos en colones entre abril del 2009 y setiembre del 2010, ha vuelto a ganar terreno.

En septiembre del 2010 los préstamos en dólares representaban un 43,97% del total y al 21 de octubre anterior llegaron a 45,70%.

Mario Rivera, gerente del Banco de Costa Rica, consideró que la reducción obedece, en buena parte, a que se ha mantenido cierto nivel de colonización del ahorro debido a que las tasas en colones son un poco más altas que las de dólares.