Pekín. Las reservas internacionales de China cayeron a US$3,18 billones en el último trimestre del 2011, en una señal de que los días de gran acumulación de divisas están llegando a su fin y que se necesitarían nuevas medidas de política monetaria para evitar la salida de capitales.

El Banco Popular de China publicó datos este viernes que muestran una baja del 0,6%, o US$20.600 millones, en las reservas en los últimos tres meses del año, aunque los fondos en moneda extranjera de Pekín todavía son por lejos los más grandes del mundo.

Las reservas descendieron en noviembre y diciembre, la primera baja mensual consecutiva desde el primer trimestre del 2009, un claro signo del impacto que la caída del superávit comercial y la salida de fondos especulativos tienen sobre los flujos de capital de China.

Y aunque la baja trimestral no representa una enorme salida de capitales de China, para los analistas significa que Pekín tendrá que rebajar aún más el monto de efectivo que los bancos mantienen como reservas para asegurar una suficiente liquidez del mercado.

"La caída en las reservas de moneda extranjera en el cuarto trimestre es consistente con la brusca reversión de los flujos de capital que salen de los mercados emergentes en general y de la región en particular", comentó Andy Ji, economista del Commonwealth Bank of Australia en Singapur.

"El Banco Popular de China podría embarcarse en nuevas rebajas al ratio de requerimiento de reservas y en una agresiva inyección de liquidez a través de operaciones de mercado abierto si la tendencia se sigue deteriorando", agregó.

Otros datos divulgados el viernes mostraron que China podría haber experimentado un tercer mes de salida de capitales en diciembre, luego de que el banco central y los bancos comerciales vendieran 100.300 millones de yuanes netos (US$15.900 millones) en moneda extranjera en diciembre.

El descenso en las reservas chinas podría empezar a aplacar algunas críticas que dicen que ellas son producto de una economía dependiente de un yuan subvaluado que ayuda a un crecimiento impulsado por las exportaciones.

La mediana de las estimaciones de economistas apuntaba a que las reservas en moneda extranjera se mantendrían estables al término de diciembre respecto al fin del tercer trimestre.

Las reservas chinas son las más grandes del mundo, principalmente debido a la esterilización del banco central de los influjos de dólares a la cerrada cuenta de capitales del país.

Pero algunos analistas notaron que el creciente uso del yuan en contratos comerciales también ayudaría a desacelerar la futura acumulación de reservas internacionales de China.

"Las reservas en moneda extranjera podrían subir más con una visión de largo plazo" pero la era de los bruscos incrementos ya es historia", dijo Hua Zhongwei, economista de Huacheng Securities en Pekín.

En el tercer trimestre del 2011, las reservas internacionales subieron solo 4.200 millones de dólares a un récord de US$3,2 billones. El ritmo fue marcadamente más lento que el alza de US$152.800 millones en el segundo trimestre.