Las reservas internacionales de México cerraron el año con US$193.045 millones. En térmi-nos generales, US$16.523 millones más que lo registrado en 2013, de acuerdo con el Banco de México (Banxico).

El banco central, en su Estado de Cuenta del 26 de diciembre, reportó una reducción semanal de US$172 millones en las reservas. Sin embargo, no representa un riesgo estructural para el país en un contexto de volatilidad internacional.

Respecto de la base monetaria, es decir, el dinero en circulación y en cuenta corriente, el Banxico dio a conocer un saldo de un millón 66 mil millones de pesos, lo que representa un alza de 15,8%.

Los resultados del Banco de México se dan en un contexto de volatilidad y fortaleza del dólar frente a otras monedas.
Las reservas internacionales del país se vieron disminuidas, en parte, por la decisión de la Comi-sión de Cambios, de subastar diariamente —de ser necesario— US$200 millones, mecanismo que sólo se activó el 11 de diciembre.

Reservas internacionales retroceden en cierre de año. Sin embargo, su nivel sigue reflejando solidez para la economía mexicana. Las reservas internacionales del país se ubicaron en un nivel de US$193.045 millones al 26 de diciembre del presente año, informó el Banco de México en su Estado de Cuenta de la mencionada fecha.

Este resultado implicó una reducción de US$172 millones respecto al monto registrado al 19 de diciembre, pero respecto al cierre de 2013, implicó un aumento de 16 mil 523 millones de dólares.

El comportamiento de las reservas en la última semana de diciembre se debió a un aumento de las mismas debido a operaciones con Petróleos Mexicanos (Pemex), por un monto de 645 millo-nes de dólares; una disminución en reservas debido a operaciones con el gobierno federal, por un valor de 21 millones de dólares; y una reducción de 172 millones de dólares debido al cambio en la valuación de los activos internacionales y otras operaciones.

En el acumulado, el saldo de las reservas internacionales presenta un crecimiento de 16 mil 523 millones de dólares respecto al cierre de 2013, cuando llegaron a un nivel de 175 mil 522 millones de dólares.

Persiste la fortaleza. Los niveles con que cerraron las reservas internacionales siguen constituyendo una fortaleza para la economía nacional, y se puede considerar que su reducción semanal no representa un riesgo estructural para el país en cuanto a la protección ante el aún ambiente de volatilidad que se vive en eel mundo.

Cabe recordar que los mercados financieros han sido sacudidos en los últimos dos meses, cuando factores como la caída en los precios internacionales del petróleo, los buenos resultados de la economía estadunidense en cuanto a crecimiento y a empleo, junto con la incertidumbre acerca de cuándo la Reserva Federal de ese país aumentaría su tasa de interés, hicieron que las divisas de varios países en el mundo empezaran a depreciarse o perder valor frente al dólar americano.

En lo que va del año, monedas de países emergentes como el rublo ruso se han depreciado 81 por ciento, o de países latinoamericanos como Argentina, que tuvo una caída de 31.2 por ciento de su pesos; o de Colombia, cuya moneda tuvo una pérdida de valor de 19,7%.

En cambio, el peso mexicano se ha depreciado 12,3% en el transcurso de 2014, cifra que constituyó de las menores pérdidas de valor frente al dólar en varios países emergentes o latinoamericanos, por lo que la moneda nacional fue de las “mejores libradas”.

Subastas. Fue en este contexto de volatilidad y fortaleza del dólar frente a otras monedas en que las reser-vas internacionales del país se vieron disminuidas, en parte debido a la decisión de la Comisión de Cambios, conformada por el banco central y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de subastar diariamente 200 millones de dólares a partir del 9 de diciembre pasado, si el peso mexi-cano se depreciaba a partir de 1.5 por ciento del valor de cotización del día hábil inmediatamente anterior.

Desde la fecha del anuncio, el mecanismo de subasta se activó en una única ocasión, y fue el 11 de diciembre, cuando el Banco de México intervino el mercado cambiario y subastó los men-cionados 200 millones de dólares, que en esa fecha fueron asignados en su totalidad a una tasa de cambio ponderada de 14.7544 pesos por cada billete verde.

Por tanto, dado que el banco central no ha tenido que intervenir de manera importante el mer-cado cambiario nacional, los niveles de reservas no han sufrido variaciones importantes en lo que va de la volatilidad.

Por otro lado, el Banco de México señaló que la base monetaria (dinero en circulación y en cuenta corriente) tuvo un saldo de un millón 66 mil millones de pesos, lo que implicó un alza de 15,8%.