Las restricciones cambiarias que impiden la libre de circulación de divisas en Argentina, son uno de los principales desafíos para el gobierno del próximo presidente del país, Mauricio Macri, quien asumirá el cargo el 10 de diciembre.

Así lo determinó este lunes un informe especializado de la consultora Carta Financiera dado a conocer un día después del triunfo de Macri sobre Daniel Scioli en la segunda vuelta electoral en Argentina.

"El 'cepo' (restricciones a la libre compra y venta de dólares, tanto para particulares como para empresas) es probablemente el corazón del nudo gordiano de la economía argentina", observó el economista Miguel Boggiano.

Para el experto, "uno de los motivos de la gran dificultad de este problema es que hay una larga fila de participantes del mercado que están esperando que se levante el cepo para girar utilidades atrasadas".

"Hay muchos con intenciones de salir, cuando los interesados en entrar dólares probablemente esperen algo de tiempo. Es una situación "del huevo y la gallina". Si se levanta el 'cepo', se escaparán aún más dólares; pero si no se levanta el 'cepo', no habrá posibilidad de que entren dólares nuevos", explicó.

Para Boggiano, "si bien esta medida (la eliminación del 'cepo') no creo que se tome el 10 de diciembre, intuyo que se tomará en los primeros 30 días del próximo gobierno".

El economista abordó otros tópicos vinculados a las finanzas de Argentina, la tercera economía de América Latina después de Brasil y México.

Argentina "está sin acceso al mercado internacional de crédito. Por esto nos han prestado poco y a tasas altas (...) se endeuda aproximadamente al 9 por ciento, cuando Bolivia consigue hacerlo al 4 por ciento", comparó.

"Se ha desaprovechado la posibilidad de refinanciar al país a tasas más bajas. Sin embargo, el escenario mundial indica que la ventana de oportunidad de tasas bajas aún estará abierta un tiempo más. No podemos desaprovechar esta situación que nos es favorable", instó.

Boggiano se refirió al tenso vínculo entre Buenos Aires y el Fondo Monetario Internacional (FMI)

"Estamos en una situación 'del huevo y la gallina'. Sin dólares, no podemos solucionar nuestro problema con los 'holdouts' (fondos especulativos que litigan contra el país en distintos tribunales extranjeros); sin solucionar el problema con los 'holdouts', no podemos conseguir dólares", indicó.

"El jugador internacional que puede sacarnos de esta situación es el Fondo Monetario Internacional (FMI). Intuyo que Macri tendrá un acercamiento a este organismo. El motivo es sencillo, los créditos del FMI son baratos (usualmente en torno al 4 por ciento) y nos darán credibilidad renovada a nivel internacional", explicó.

"Esta medida será criticada como un avasallamiento de la soberanía (ya que el FMI buscará que se cumplan sus recomendaciones). Pero dado que Macri muy probablemente trace un plan ortodoxo, esto no sería un problema", auguró.

Para el experto argentino, "no aceptar un crédito barato tiene un costo concreto, habría que conseguir el dinero de otro lado y a tasas más altas".

De los temas que Macri sacó a relucir durante la campaña que lo depositó en la Casa de Gobierno, el de la eliminación de las retenciones (impuestos) a las exportaciones agropecuarias.

Las retenciones representan la cuarta fuente impositiva de ingresos.

La primera es el impuesto al consumo (IVA, 37%); la segunda es el Impuesto a las Ganancias (sobre altos salarios, 34%); la tercera el Impuesto al Cheque (8,5%); la cuarta Retenciones (6,5%).

"Lo más probable es que las retenciones a la soja se levanten de manera progresiva aunque no necesariamente eliminándolas por completo", señaló el economista.

En cuanto al resto de los cultivos, el consultor de Carta Financiera consideró que se buscará simplemente "eliminar por completo las retenciones. Aquí habría dos efectos: liquidación de granos que están en stock, con la consiguiente entrada de dólares para el Banco Central, y reactivación de las economías regionales de manera casi inmediata".

En cuanto a la inflación, uno de los temas centrales en el país, Boggiano dijo que Macri "no podrá bajarla de la noche a la mañana. Pero puede generar un cambio de expectativas. Para esto, tiene que explicitar dónde y cómo se recortará el gasto público".

"La contención de la inflación será vital para que la liberación del 'cepo' no implique un salto de igual magnitud en los precios. Sin plan de contención de la inflación que afecte las expectativas inflacionarias no habrá efecto real en la devaluación. Una medida inteligente sería instrumentar planes de retiro voluntario del estado", concluyó.