De esta manera, el interés del bono español a diez años subió al 6,271%, muy cerca de su máximo histórico del 6,293% registrado el pasado 18 de julio, indicó la agencia de noticias DPA.

El aumento del también llamado riesgo país refleja la renovada desconfianza de los inversores hacia la economía española, después de que los mercados ya castigaran a Italia y Grecia.

Como consecuencia de la suba de la prima de riesgo, el Estado español tuvo que pagar este martes intereses superiores al 5%, por primera vez desde el 2000, para una subasta de letras a 12 y 18 meses, con la que el Tesoro recaudó 3.158 millones de euros.

Estos rendimientos son los más altos pagados desde 1997 y 40% más que los que el Estado español tuvo que ofrecer en la anterior subasta de títulos a 12 y 18 meses, efectuada en octubre.

El Tesoro colocó este martes 2.600 millones de euros en bonos a un año con un interés de 5,2%, y 557 millones de euros en letras a 18 meses con un interés de 5,3%.