Ciudad de México. El riesgo país de México se mantiene estable al encontrase por debajo de los 200 puntos, pese al nerviosismo que ha existido sobre la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y los fuertes movimientos volátiles registrados en el tipo de cambio.

El indicador económico actualmente se encuentra en 180 puntos, uno de los niveles más bajos en lo que va de este año, y comparado con el nivel alcanzado de 240 puntos previo a la toma de posesión del presidente de EU, Donald Trump (20 de enero), representa un ajuste a la baja de 70 puntos base.

En la crisis de 2008-2009, el riesgo país registró un nivel máximo histórico de 628 puntos, sin embargo, en octubre de 2012 llegó a su registro más bajo al ubicarse en los 106 puntos.

El riesgo país determina el grado de confianza de los inversionistas foráneos por tener comprar títulos gubernamentales, y resulta de la diferencia que existe entre los bonos a plazo de 10 años entre México y Estados Unidos.

Los Bonos M a 10 años de México actualmente cotizan en 7.27%, mientras los de Estados Unidos son operados en 2.42%, lo cual resulta una diferencia de 4.85 puntos porcentuales.

El aumento o disminución de este indicador económico depende mucho del comportamiento de las variables fundamentales de la economía, como la evolución de la economía del país, además, de la evolución de las finanzas públicas, sobre todo en la parte del déficit de la cuenta corriente.

El analista económico senior de CIBanco dijo que la relativa estabilidad de riesgo país tiene que ver mucho con la percepción del inversionista extranjero, a México lo siguen viendo bien por la implementación de las reformas en especial la energética.

Agregó que en términos relativos México puso andar reformas estructurales, dándole cierta estabilidad económica, con lo cual vuelve a convertirse un mercado atractivo para los inversionistas, sobre todo para las economías emergentes, en la que se encuentra la mexicana.

Mención que con relación a la renegociación del TLCAN, los inversionistas traen la percepción de que ninguno de los miembros abandonará el acuerdo y al fin será firmado en los primeros meses del próximo año.

Por su parte, el subdirector de mercados financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña anticipó que el riesgo país de México no presentará grandes cambios, debido a que la economía se encuentra todavía en proceso de crecimiento, además de que ya no existen presiones en las finanzas públicas.

El analista del banco español adelantó que este indicador económico podría presentar presiones en el próximo año e inclusive observarse niveles por arriba de los 200 puntos, sobre todo durante el primer semestre, debido a la inquietud que habría por las elecciones.