El riesgo país del Perú disminuyó en cinco puntos básicos en la última semana (del 19 al 26 de agosto de este año), al pasar de 154 a 149 puntos, según el spread del EMBIG Perú, informó este domingo el Banco Central de Reserva (BCR).

De esta manera, el riesgo país se mantuvo por debajo del correspondiente al spread de la deuda de la región que se situó en 374 puntos básicos al 26 de agosto, reflejando un incremento de seis puntos básicos (desde 368 puntos).

Ello en un contexto de preocupaciones por una recuperación de la Eurozona más lenta y problemas geopolíticos en el Medio Oriente y Ucrania.

De esta manera, el riesgo país de Perú se redujo en última semana pese a que subió en la región.

En lo que va del año el riesgo país del Perú cayó doce puntos básicos desde un nivel de cierre del 2013 de 161 puntos básicos.

El riesgo país mide la capacidad de un determinado país de cumplir con sus obligaciones financieras, y el riesgo político implícito, y de acuerdo a ello obtiene una calificación crediticia internacional.

Las principales consecuencias de un alto nivel del riesgo país son una merma de las inversiones extranjeras y un crecimiento económico menor y todo esto puede significar desocupación y bajos salarios para la población.

Para los inversores este índice es una orientación, pues implica que el precio por arriesgarse a hacer negocios en determinado país es más o menos alto.

Cuanto mayor es el riesgo menos proyectos de inversión son capaces de obtener una rentabilidad acorde con los fondos colocados y cuanto menor sea este índice el país se hace más atractivo para los inversionistas.

El indicador se mide en función de la diferencia del rendimiento promedio de los títulos soberanos peruanos frente al rendimiento del bono del Tesoro estadounidense.