Río de Janeiro aspira a que los Juegos Olímpicos de 2016 sean un escaparate para atraer inversiones que ayuden a la transformación de la ciudad, afirmó este miércoles la presidenta de la Empresa Olímpica Municipal, Maria Silvia Bastos.

"Vamos a aprovechar el momento de visibilidad para viabilizar proyectos para la ciudad", dijo Bastos en un acto organizado por la alcaldía en el que presentó al cuerpo consular acreditado en la ciudad el programa "Río+Internacional".

Según Bastos, la Autoridad Olímpica Municipal trabaja en un plan a largo plazo para que las transformaciones urbanas que se están llevando a cabo en Río de Janeiro para los Olímpicos "lleguen a todos los sectores".

Entre esos cambios, Bastos citó la pacificación de las favelas cariocas y las millonarias inversiones en obras de infraestructura, como el programa llamado "Puerto Maravilla", que consiste en revitalizar la zona portuaria de la ciudad y requiere una inversión de 7.700 millones de reales (unos US$3.850 millones) para convertir el área en un moderno complejo de oficinas, hoteles, restaurantes, áreas de negocios y de recreación.

También destacó obras para agilizar el tráfico vehicular, como la red de 252 kilómetros de vías expresas Bus Rapid Transit (BRT), que se construye con una inversión de 5.400 millones de reales (unos US$2.700 millones), y que cuando esté terminada en 2016 movilizará dos millones de pasajeros diarios.

Según concluyó Bastos, el objetivo es "que en esta década Río de Janeiro sea la mejor ciudad del hemisferio sur para vivir, trabajar y visitar".