Santiago.—La riqueza financiera privada en el mundo creció un 12% en 2017 y alcanzó un total de US$201,9 billones, según el estudio Global Wealth 2018: Seizing the Analytics Advantage, elaborado por The Boston Consulting Group (BCG). Este crecimiento fue más del doble que el del año anterior, en el que la riqueza global creció un 5,3%. Los mercados alcistas en las principales economías  mundiales y el fortalecimiento de las divisas más importantes frente al dólar son las principales causas de este fuerte incremento. El impacto de las diferentes monedas frente al dólar estadounidense fue tan relevante a final de año que, si consideráramos una tasa de cambio constante en 2017, el aumento de la riqueza personal durante el año pasado hubiese sido del 7%, según los datos de BCG.

“La riqueza mundial privada aumentó excepcionalmente en 2017, debido al buen rendimiento de los mercados, siendo las acciones y fondos de inversión las que han experimentado un crecimiento más fuerte”, señala Federico Muxi, senior partner y managing director de The Boston Consulting Group, y coautor del informe.

Todas las regiones del mundo aumentaron su riqueza privada en 2017, lideradas por Asia (donde creció un 19%) y Europa del Este (18%). Norteamérica sigue encabezando el ranking como la región más rica, con US$86 billones, seguida de Europa occidental (US$45 billones), Asia (US$37 billones) y Japón (US$17 billones), donde, al contrario que sucedió en años anteriores que fueron de nulo crecimiento, en 2017 la riqueza se incrementó en un 8%.

El crecimiento de la riqueza fue generado principalmente por el buen desempeño de las acciones y los fondos de inversión, que aumentaron un 17%. También destacaron los seguros de vida y pensiones (11%), así como los depósitos (10%). En cambio, los activos invertidos en bonos sufrieron un descenso del 7%.

Suiza se mantiene como el destino más importante, concentrando un cuarto de todos los activos offshore del mundo: US$ 2,3 billones. Le siguen Hong Kong (US$1,1 billones) y Singapur (U$0,9 billones), que han crecido a tasas anuales del 11% y 10% respectivamente, tres veces más altas que el 3% de Suiza en los últimos cinco años.

Además, el reporte valora tres escenarios diferentes para la evolución de la riqueza mundial durante los próximos cinco años. Según este, a 2022 se espera una riqueza de entre 212 y 280 billones de dólares. En el supuesto más conservador se estima un aumento del 1% anual, mientras que en el más optimista este sería del 7%, en cualquier caso por debajo del incremento del año pasado.

América Latina. La riqueza privada de Latinoamérica logró un crecimiento del 11%, alcanzando US$4,1 billones. Los residentes de Brasil (US$1,6 billones) y México (US$ 0,9 billones) representan juntos el 61% de toda la región. La riqueza per cápita es de 11.000 dólares, ligeramente inferior que la de Europa del Este y Asia Central.

“A pesar de la situación financiera tan diversa de los países que forman parte de Latinoamérica, para los próximos cinco años proyectamos un crecimiento a una tasa compuesta anual (CAGR) del 9 al 10% a un tipo de cambio constante", afirma Federico Muxi, partner y managing director de The Boston Consulting Group y coautor del informe.

La perspectiva Offshore. Sobre la gestión de la riqueza offshore, el informe señala que la riqueza privada en centros offshore estuvo sobre los US$ 8,2 billones, un 6% mayor que el año anterior. Sin embargo, esta tasa de crecimiento es mucho más baja que la de la riqueza onshore.

Suiza se mantiene como el destino más importante, concentrando un cuarto de todos los activos offshore del mundo: US$ 2,3 billones. Le siguen Hong Kong (US$1,1 billones) y Singapur (U$0,9 billones), que han crecido a tasas anuales del 11% y 10% respectivamente, tres veces más altas que el 3% de Suiza en los últimos cinco años.

Según este reporte, para los próximos cinco años parece probable que la riqueza offshore continúe aumentando a una tasa compuesta anual de crecimiento (CAGR) del 5% aproximadamente.

El reporte Global Wealth 2018 es la 18° edición de este estudio global que realiza The Boston Consulting Group sobre la evolución de la riqueza privada tanto desde la perspectiva global como regional. A su vez, muestra las principales tendencias de la industria y enfatiza cómo los actores son capaces de crear experiencias de clientes orientadas a la innovación a través de una amplia gama de tecnologías digitales. Se puede descargar una copia en la web de BCG.