El Buró Nacional de Estadísticas (BNE) de China ha comenzado a utilizar un nuevo método de cálculo del Producto Interno Bruto (PIB), el cual refleja mejor la contribución de la innovación al crecimiento económico.

Los gastos en investigación y desarrollo, que pueden generar beneficios económicos a las compañías, no serán calculados como consumo intermedio sino como formación de capital fijo, dijo el BNE en un comunicado.

El ajuste se hizo de acuerdo con el Sistema de Cuentas Nacionales (SCN) de 2008, que fue presentado por cinco organizaciones internacionales, incluyendo la Organización de las Naciones Unidas, en 2009, para ofrecer un "conjunto integral, coherente y flexible de cuentas macroeconómicas".

El BNE utilizará el nuevo método en los futuros cálculos del PIB y ha recalculado las cifras desde 1952.

Cada PIB de las seis décadas anteriores subió debido a la reforma. Durante el último decenio, el aumento promedio anual del volumen de PIB debido al ajuste fue del 1,06%.

La tasa registrada de crecimiento del PIB cambió ligeramente con el nuevo método. Por ejemplo, el crecimiento de 2015 permaneció en el 6,9%, ya que la revisión sumó 0,04 puntos porcentuales.

La revisión también provocó cambios ligeros en la estructura económica. La proporción del sector industrial en 2015 aumentó de 40,5 a 40,9, mientras que las de los sectores agrícola y de servicios disminuyeron.

La reforma puede "reflejar mejor la contribución de la innovación al crecimiento económico," indica el comunicado.

En los años recientes, China ha promovido la ciencia, la tecnología y el desarrollo creativo, con un rápido crecimiento en los gastos en investigación y desarrollo y un papel de importancia creciente del sector en el crecimiento económico.

En mayo de 2016, China dio a conocer una estrategia nacional para el desarrollo impulsado por la innovación, la cual identificó una gran cantidad de tareas y proyectos y prometió una mayor inversión.

El presidente chino, Xi Jinping, dijo en una conferencia nacional en mayo que el país debe dar más importancia a la innovación científica y tecnológica.

Sin embargo, el antiguo método de cálculo no reflejó la importancia de investigación y desarrollo, ya que el consumo intermedio sólo mide el valor de los bienes y servicios que se transforman o se utilizan completamente en el proceso de producción.

En realidad, los gastos en investigación y desarrollo que rindan beneficios económicos no se deben considerar "completamente utilizados en el periodo de contabilidad", y se deben registrar como formación de capital fijo, de acuerdo con el SCN de 2008.

La acción del BNE puede reflejar los efectos del impulso de China al espíritu emprendedor y la innovación generalizadas, subrayar el papel de la ciencia y la tecnología en el crecimiento y, a su vez, estimular nueva inversión en investigación y desarrollo, señala el comunicado.

Actualmente, la mayoría de los países miembros de Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y algunos países en vías de desarrollo utilizan la estructura del SCN de 2008 para calcular los gastos en investigación y desarrollo.

Para la segunda economía más grande del mundo, enmendar la medida de cálculo del PIB de acuerdo con el mismo marco de referencia pondrá a los datos del PIB de China más de acuerdo con los de otros países, aseguró el BNE.

Debido a que el gasto de China en investigación y desarrollo ha aumentado, el nuevo método podría distorsionar el crecimiento del PIB en los próximos cinco años, de acuerdo con una nota de investigación de la empresa China International Capital Corp.

El nuevo método será utilizado primero sólo a nivel nacional pues algunas áreas carecen de datos básicos sobre investigación y desarrollo en la actualidad.