El año pasado nuevamente los salarios de los venezolanos quedaron muy por debajo del índice inflacionario, impactando así el poder adquisitivo y la capacidad de pago de las familias.

El Banco Central de Venezuela (BCV), reseña en su informe anual, sobre los salarios, que "el precio relativo del Índice de Remuneraciones de los asalariados (IRE) respecto al Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) del área metropolitana de Caracas, mostró una caída de 4,4% en un año, indicando que las remuneraciones de los trabajadores siguen creciendo a un ritmo menor que los precios de los bienes y servicios de consumo familiar".

El promedio nacional anual del IRE se ubicó en 22,2%, reflejando para el sector privado un incremento de 26,0% y para el sector público 14,3%. La inflación de 2010 fue de 27,2%.

Los resultados del año pasado fueron menos favorables para el Gobierno, puesto que los salarios de los funcionarios estuvieron estancados durante el segundo semestre de 2010, según el informe del IRE del BCV.

"Se observó que el indicador del sector privado aumentó 0,8%, mientras que el del gobierno no registró variación", evaluó el informe.

José Huerta, economista y consultor, refiere que los índices de remuneraciones están dando resultados poco comunes. Ahora la tendencia es que los privados tengan un ritmo más acelerado en sus aumentos salariales, mientras que los funcionarios están desacelerados.

"Desde hace un año la tendencia del índice de remuneración ha cambiado. Antes el incremento de sueldos venía por el sector público, pero desde hace más de un año vemos que los privados están obteniendo mejores resultados".

Incluso el BCV dice en su informe que, comparado con años anteriores, el IRE "reflejó un comportamiento similar al registro del año 2008, cuando el resultado general indicó mayores ajustes salariares en el sector privado que en la parte de gobierno".

Sin embargo hay que advertir, dice Huerta, que el hecho de que los privados tengan mejor ritmo en sus salarios frente al público, no quiere decir que estén ganando mejor que los funcionarios.

"Este índice no dice que los privados ganan más que los públicos, lo que nos está diciendo es que su aumento ha sido mayor, lo que no quiere decir que superen en bolívares a los funcionarios", explica el economista.

Al igual que el índice de inflación, el IRE se mide por incremento o desaceleración, puesto que es una tasa acumulativa de los indicadores económicos sociales.

En el último trimestre las empresas privadas aumentaron sus salarios en 0,8%; mientras que el Gobierno no reflejó ningún movimiento, al igual que en el tercer trimestre del año pasado.

El BCV explica que el incremento que reflejó el sector privado en el cuarto trimestre de 2010 se relaciona "con los ajustes de remuneraciones otorgados por algunas empresas del sector privado a través de cambios en las escalas de sueldos y salarios, principalmente, y reconocimientos por desempeño".

Maestros con menos incremento. Los ingresos salariales según actividad económica también son un espejo de la situación financiera y sustentabilidad por la que atraviesan esos sectores.

Uno de los casos más evidentes es el de la construcción, cuyo salario no obtuvo movimiento en el último trimestre de 2010, cuando el incremento de los salarios para quienes trabajan en esta actividad fue de 31,9%.

Huerta explica que la desaceleración tan abierta de los salarios también se puede evaluar por si hubo depresión en determinado sector. "Al igual que el sector comercial, hay que evaluar la situación económica de la construcción, es posible que puedan estar en depresión y no puedan aumentar los sueldos a sus empleados ", dice Huerta.

Otros sectores que no recibieron aumento a finales de 2010 fueron el de electricidad, gas y agua, así como el que representa a los servicios comunitarios.

En el sector privado, la única rama económica que tuvo un ligero incremento en sus salarios fue la de servicios sociales y de salud, se observa en el informe del BCV.

Quienes trabajan para el sector financiero también recibieron un aumento, que a pesar de todo no fue tan alto como el recibido en el tercer trimestre de 2010 (12,6%), ocupa el segundo lugar de los mejores aumentos del año pasado.

Los educadores también recibieron menos que la mayoría del resto de los oficios el año pasado, según el BCV el sector de enseñanza tuvo un leve incremento de 0,6%.

El BCV justifica que es "normal" que esta desaceleración suceda en el último cuarto del año, porque generalmente los incrementos se otorgan en el segundo o tercer trimestre de cada año.

Índice ponderado. El cálculo del índice de la remuneración se efectúa con base en una muestra cuyo 75% son empleados del sector privado y el otro 25% pertenece al sector público; lo que quiere decir que los resultados que publica el BCV son valores ponderados.

Por lo tanto, "este índice es comparable con los índices de inflación, particularmente el INPC, para así poder determinar la pérdida o ganancia de poder adquisitivo de los salarios", explica Huerta, especialista en el tema.