Buenos Aires. El salario mínimo en Argentina subirá a 2.300 pesos (US$518) retroactivo a partir del 1 de agosto, dijo el ministro del Trabajo, Carlos Tomada.

El incremento de un 25%, que se acuerda a menos de dos meses de las elecciones presidenciales, fue alcanzado por el Consejo del Salario -que conforman sindicatos, patronales y el gobierno- un órgano que sólo negocia el establecimiento del salario mínimo en Argentina.

El salario mínimo actual fue acordado hace poco más de un año y es de 1.840 pesos.

Tras alcanzarse el acuerdo, la presidenta argentina, Cristina Fernández, quien figura como la favorita para ganar la elección del 23 de octubre, elogió la actitud de los dirigentes.

"Los dirigentes han estado a la altura de lo que la sociedad espera", afirmó la mandataria.

"Hoy este acuerdo al que hemos llegado, y que nos da una vez más a los trabajadores argentinos tener el mejor salario mínimo, vital y móvil, pero además el de mayor poder adquisitivo, porque no sólo es el mejor en términos numéricos sino en términos de poder adquisitivo", agregó.

El salario mínimo es el piso legal que se usa en las negociaciones colectivas entre sindicatos y empresas y sirve también para impulsar los ingresos de los empleados informales.

El aumento de los salario en Argentina es seguido de cerca puesto que sirve de indicador de la inflación real, que economistas privados cifran en más del 20%, por encima de la que reporta el gobierno.