Un informe de la Secretaría de Estado señala que los gastos presupuestados para servicios personales suman 10,9 billones de guaraníes (US$2.506 millones).

En este concepto se agrupan los sueldos, dietas, gastos de representación, aguinaldo, remuneraciones extraordinarias, remuneraciones adicionales, bonificaciones y gratificaciones, jornales, honorarios profesionales, entre otros.

Con la implementación del plan financiero, el monto asignado se reduce a 10,7 billones de guaraníes (US$2.458 millones), lo que implica un recorte de 212.000 millones de guaraníes (1,9%).

La reducción se efectúa en beneficios adicionales, horas extras y otros que, a la hora de ejecutarlos, no son considerados muy rígidos y pueden dejarse de lado.

Al comparar el plan financiero con el presupuesto ejecutado el año pasado, sin embargo, se puede notar que los servicios personales crecen 2,5 billones de guaraníes, que representa 31,2% más.

El aumento del gasto salarial se da porque el Congreso aprobó aumentos diferenciados que van desde 10% a 52% y creó numerosos cargos en las diferentes instituciones públicas, casi 14.000, que empezaron a ser ocupados.

Los salarios son considerados gastos rígidos, de cumplimiento obligatorio, por lo que no se le puede aplicar el plan financiero con el fin de restringir su ejecución.

Inversión. En cuanto a la inversión física (obras de infraestructura), el presupuesto contempla 3,4 billones de guaraníes (US$783 millones), pero con el plan financiero se disminuye a 2,9 billones (US$671 millones), lo que equivale a un recorte de 14,3%.

Comparando con lo ejecutado el año pasado, el monto crece 61,7%, de acuerdo con los datos de Hacienda.

En un año en que se tienen problemas agrícolas por la sequía, el Gobierno debe impulsar las obras para mantener un nivel de crecimiento.

El mayor recorte se da en las inversiones físicas, teniendo en cuenta que no hay mucho margen de maniobras al ser un presupuesto rígido, según técnicos de Hacienda.

Transferencias. En lo que respecta a las transferencias, registran un recorte de 6%, lo que equivale a 515.000 millones de guaraníes, pero con relación a lo ejecutado el año pasado es mayor en un 46%.

Bajo el concepto de transferencias se presupuestan los fondos destinados a las gobernaciones, universidades y otras entidades descentralizadas para su funcionamiento.