Las salidas de capital desde China disminuyeron drásticamente en el primer trimestre y los flujos transfronterizos fueron más equilibrados, dijo este jueves el regulador de divisas del país.

La presión menor de las salidas ha ayudado a estabilizar al yuan este año y llevó las reservas de divisas de China de vuelta a la marca de tres billones de dólares.

Las expectativas de una mayor depreciación del yuan se han reducido significativamente, dijo en una rueda de prensa la portavoz de la Administración Estatal de Divisas, Wang Chunying.

Las ventas netas de divisas de los bancos comerciales de China se redujeron considerablemente en el primer trimestre después de que las autoridades aumentaron la supervisión de las salidas de dinero del país.

Las ventas netas de divisas por parte de los bancos comerciales chinos bajaron a US$40.900 millones en el primer trimestre, en comparación con US$124.800 millones en el primer trimestre del 2016 y US$337.700 millones durante todo el año pasado, mostraron datos oficiales.

El yuan se desplomó cerca de un 6,5 por ciento frente al dólar el año pasado, pero se ha fortalecido casi un 1% en lo que va del 2017.

La mejora de la economía de China ha ayudado a respaldar a la moneda local aun cuando el banco central de Estados Unidos ha subido las tasas de interés, sostuvo Wang. La economía china creció en el primer trimestre a su ritmo más sólido desde mediados del 2015.