De acuerdo con el informe de perspectivas elaborado por Saxo Bank, la presión de la eurozona, la austeridad del sector público y las tensiones sociales van a confluir para formar la tormenta, que no dejará indemne a ningún país; con lo que 2012 podría ser con diferencia el año más crítico desde la crisis de 2008.

Los cambios que ya han comenzado, podrían suponer que este ejercicio acabe siendo un año para los optimistas, puesto que es posible que el mundo vuelva por fin al rumbo correcto.

No obstante, puesto que los líderes de la UE no han terminado de asimilar que la crisis de deuda soberana/bancaria es una crisis de solvencia, y no de liquidez, la entidad considera que será inevitable que se produzca una nueva crisis; con lo que sus perspectivas de crecimiento para Europa son fundamentalmente negativas.

En EE.UU., si bien parece que el gobierno podría alcanzar algún tipo de acuerdo con los republicanos sobre la extensión de los recortes fiscales, el pastel de la austeridad ya se ha destapado. Y los debates se enfocarán en la compensación de los recortes del gasto para una posible disminución fiscal/desarrollo del gasto. Dicho lo cual, es probable que el crecimiento en EE.UU. sea más fuerte que en el resto del mundo.

En Asia, es probable que el crecimiento resulte mucho más débil que lo que prevé el consenso, al tener que realizar grandes esfuerzos China para reequilibrar su economía. La incertidumbre es enorme porque el régimen es capaz de forzar la actividad y la conducta hasta un nivel inalcanzable en el resto del mundo.

El economista jefe de Saxo Bank, Steen Jakobsen señaló que "la tormenta perfecta se está acercando, pero no tiene por qué cundir el pánico. Nosotros somos optimistas y creemos que 2012 va a ser un año de grandes cambios. Pero antes de eso, veremos un trimestre más de estrategia, de alargar, y disimular por parte de los responsables de la política, que lo más probable es que resulte contraproducente y nos aboque rápidamente a un punto de inflexión y de esperanza para el resto de 2012 (...) En general, esperamos que el crecimiento en todo el mundo siga frenándose en 2012 hasta el 3%".